Un centenar de vecinos protesta por los problemas de la zona rural de Siero

La concentración de ayer de vecinos de Siero frente a la Casa Consistorial. / PABLO NOSTI
La concentración de ayer de vecinos de Siero frente a la Casa Consistorial. / PABLO NOSTI

Exigen que el próximo gobierno elabore un plan integral para garantizar los servicios básicos y solucione deficiencias concretas en los pueblos

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

Cerca de un centenar de vecinos de Siero se concentró ayer frente a la Casa Consistorial, tras la celebración del último Pleno ordinario del mandato, para reclamar una mayor atención hacia la zona rural del concejo y poner de manifiesto algunos problemas concretos que sufren las diferentes parroquias.

En la manifestación estuvieron presentes vecinos de Granda, Les Folgueres, Carbayín, Areñes, Lieres, El Cuto y Colloto, a los que se sumaron después varios concejales de Foro, Somos, IU, PP y el Pinsi. Como cuestiones generales, los vecinos reclamaron un transporte público para comunicar los pueblos con los núcleos urbanos o el mantenimiento de las carreteras y de los servicios públicos básicos.

Los vecinos de Granda -que fueron los primeros en llegar a la plaza con pancartas, silbatos y mascarillas- exigían la prohibición inmediata de las quemas ilegales contaminantes y que se cumpla la ordenanza municipal de la limpieza. Según aseguraron, se están quemando en la parroquia «hasta quince colchones diarios», sin que sus reiteradas denuncias en el Ayuntamiento, Medio Ambiente o la Fiscalía, hayan tenido ningún efecto. Otra vecina de San Juan del Cuto se lamentaba de la falta de accesos por carretera al pueblo de La Cabaña o la ausencia de saneamiento. Y otro asistente denunciaba irregularidades en temas medioambientales en Les Folgueres.

Los manifestantes reclaman al próximo gobierno que salga de las urnas la elaboración de un plan integral para la zona rural y aseguran que no van a parar hasta que consigan su propósito. «Se nos acabó la paciencia», comentaban. En breve, van a presentar por registro una serie de propuestas concretas, a través de la recién creada Unión Rural de Siero.

Tras más de una hora de concentración, los manifestantes trataron de acceder a la Casa Consistorial para que les recibiera algún miembro del equipo de gobierno. Pero los agentes de la Policía Local, que custodiaban la puerta, les explicaron que no estaban autorizados para dejar pasar a todos los presentes.

Momentos de tensión

Fueron los momentos de más tensión con los concejales intentando interceder entre los vecinos y los agentes. Con posterioridad, se anunció que podía acceder al edificio una delegación de doce personas, algo que los manifestantes no aceptaron. Y, finalmente, bajó a hablar con ellos el concejal de Hacienda, Alberto Pajares, que era el único que se encontraba en el Consistorio. Se dirigió a él Carmen Canteli, miembro de la asociación de vecinos de Granda, quien le relató todos los pasos dados para tratar de solucionar el problema de la quema incontrolada de residuos.

Más