Condenan a 15 años de prisión al acusado de maltratar a su mujer en Arlós

El condenado, con cazadora azul y hombreras de color marrón, entrando en la Audiencia el 14 de diciembre seguido de otro hombre /  P. L.
El condenado, con cazadora azul y hombreras de color marrón, entrando en la Audiencia el 14 de diciembre seguido de otro hombre / P. L.

La sentencia, que recoge el agravante de género y el daño moral causado a la vícima, le impone, además, cinco años de libertad vigilada

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Una sentencia demoledora y «ejemplar»: quince años y diez meses de prisión es la condena para el vecino de Arlós, Llanera, por maltratar a su pareja. Le rompió costillas, le perforó el tímpano y la agredió sexualmente, introduciéndole un dedo en el ano. Fue el detonante: la mujer lo denunció tras años de malos tratos, algunos de ellos en presencia del hijo de ambos. El juicio se celebró el pasado 14 de diciembre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

El fallo judicial reconoce que «hay prueba de cargo suficiente» para imponer la pena al acusado, que es la misma que solicitó en sede judicial la acusación particular y la Fiscalía del Principado de Asturias. La sentencia, a la que ha tenido acceso EL COMERCIO, recoge que el relato que hizo el acusado, negando los hechos, fue «poco creíble», «una declaración plagada de silencios dubitativos y contradicciones, ofreciendo en ocasiones respuestas absurdas». Ponderó, en cambio, la declaración de su exmujer: «Firme, reiterada, convincente, coherente y lógica».

Hace hincapié en que la agresión sexual fue el detonante que motivó la denuncia tras años de malos tratos que la víctima ocultó «por amor, por esperar que todo cambiaría, por presiones familiares o por miedo», sentimientos que se corresponden, dice la sentencia, cuando una mujer «se encuentra inmersa en el ciclo de la violencia de género».

Los episodios de violencia, que ella detalló sobre su maltratador, «con detalle y sin titubear, de manera contundente, sin desdecirse y dando las explicaciones oportunas», ponen de relieve la «situación de dominación y de maltrato» a la que se vio sometida que «colman las exigencias del tipo penal».

Los agravantes

Al ya condenado, aunque ante esta sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, se le impone el agravante de género y de parentesco. Este último, porque las palizas y agresiones se dieron en el período que estaban casados y en el domicilio familiar, una de ellas delante del hijo menor de ambos. El de género, porque el acusado al atentar contra la libertad sexual de la víctima ejerció «su idea de dominación sobre ella».

El hombre, además de la pena quince años y diez meses de prisión, se le ha impuesto la prohibición de comunicarse y acercarse a su exmujer a menos de 500 metros durante 15 años. Una vez cumpla condena, se le aplicará la medida de libertad vigilada durante cinco años, debido a la gravedad de los hechos y al «grave riesgo de reincidencia». El fallo contempla «los evidentes daños morales y psicológicos» que ha sufrido la víctima tras años de malos tratos, por ello el condenado tendrá que indemnizarla con 8.380 euros. Por los daños físicos, le abonará 1.620 euros.