La construcción del depósito de Cobasil, clave para garantizar el suministro de agua en la Pola

El documento de prioridades del futuro PGOU recoge la necesidad de dotar a Siero de cinco nuevas reservas valoradas en 21,9 millones de euros

LYDIA IS SIERO.

21.987.815 euros. Es la cifra que debería invertir Siero para garantizar el suministro de agua en todo el término municipal. Así se desprende del estudio de infraestructuras contratado por el Ayuntamiento previo a la tramitación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y que este tiene en cuenta en el documento de prioridades que el próximo lunes saldrá a información pública.

El informe analiza tanto los recursos disponibles en la actualidad como los necesarios para hacer frente a un horizonte de dos décadas en base a estudios de consumo. Para ello, toma como posible escenario un crecimiento superlativo de la población, que se daría si se produjera el desarrollo completo de todos los suelos previstos en el Plan General, una opción que ha sido totalmente descartada por el equipo redactor, que apuesta por un escenario de crecimiento moderado, con una oscilación de unos 5.000 habitantes de diferencia tanto al alza como a la baja.

En la actualidad, el municipio tiene doce zonas de abastecimiento y el estudio de infraestructuras identifica las captaciones, las estaciones de tratamiento, los depósitos de distribución y la red, la estimación de consumo futuro doméstico e industrial y la capacidad de acumulación de los depósitos existentes, donde se detectan varias deficiencias.

La más acuciante es la de la Pola, que presenta un déficit de acumulación de agua con el depósito de El Rebollar, por lo que el documento determina que «resulta esencial la construcción del depósito de Cobasil, con una capacidad de 20.000 metros cúbicos». Esta actuación lleva pendiente de ejecución una década y supondría una inversión estimada de 6.791.155 euros.

La reserva del actual es de 0,18 días, muy por debajo de la garantía de suministro recomendada, fijada en dos días, lo que sería insuficiente para cubrir el abastecimiento en caso de avería.

El estudio también refleja que la zona de La Cabaña tiene una importante carencia en cuanto acumulación de agua en cabecera con el depósito de regulación existente en La Cuesta, un problema que se repite en El Berrón. En ambos casos, el depósito de Cobasil actuaría como regulador.

Granda-Lugones

Por otro lado, en Granda-Lugones se recomienda asimismo la construcción de un nuevo depósito regulador en las inmediaciones de Lugones, de capacidad no inferior a 10.000 metros cúbicos, de modo que no se comprometa el futuro suministro tanto a la población como a las futuras ampliaciones en los polígonos industriales.

En el caso del futuro desarrollo de Bobes, el estudio considera que está garantizado con el depósito de Cotorbán, de 12.500 metros cúbicos de capacidad, pero recomienda extender la arteria principal para conectarla con la actual red de distribución de Lugones de modo que apoye la actual capacidad de acumulación existente en el resto de depósitos. La inversión necesaria está estimada en 10.540.000 euros.

El resto de actuaciones planteadas tendrían lugar en las zonas Carbayín-Valdesoto, Pañeda-Varé y La Barganiza.

 

Fotos

Vídeos