CSIF pide la dimisión del delegado sindical del Sipla en la Policía Local de Siero

Asegura que Adrián Díaz es uno de los agentes «privilegiados» y le exige que explique a Personal por qué trabajó «cincuenta días en cinco meses»

JOSÉ CEZÓN SIERO.

La sección sindical del CSIF en la Policía Local de Siero exigió ayer la dimisión del delegado del Sipla, Adrián Díaz, a quien apuntan como uno de los «privilegiados» dentro de la plantilla. Díaz negó la semana pasada que hubiera tratos de favor en el cuerpo, algo que ha indignado al sindicato minoritario.

El delegado del CSIF, Fidel Fernández, aseguró ayer que su compañero Adrián Díaz «ha trabajado solo cincuenta días entre los meses de febrero y junio, y tan solo hizo nueve noches». Fernández lo comparó con su propia situación: «En dos semanas, voy a trabajar tantas noches como él en cinco meses». El CSIF reclama la comparecencia de Díaz ante la Junta de Personal «para explicar las condiciones de trabajo y descansos que tienen negociados el Sipla y el jefe de la Policía» como paso previo a que presente su dimisión. Dijo también que el delegado del Sipla «se encarga de las horas extras, así como de la compra de material policial, lo que no parece lógico, toda vez que no es un mando».

Fernández niega que estén creando mal ambiente en la plantilla y afirmó que su sindicato solo se limita a denunciar «arbitrariedades» y que pretende lograr «un servicio justo, eficiente y de igualdad entre todos los compañeros de trabajo».

Para Fernández, constituye «un agravio evidente que cobren igual cantidad de dinero quienes realizan noches, turnos y fines de semana, como quien no lo hace». Y aclaró que no pretenden «que se le quite dinero a nadie», sino que se elabore una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que contemple esas diferencias de funciones e incorpore los nuevos puestos creados en la Policía Local. «El Ayuntamiento es conocedor de esta ilegalidad desde 2016 y no hace nada por corregirlo», dijo.

Puestos «a dedo»

El CSIF mantiene su denuncia de que esos nuevos puestos fueron asignados «a dedo» por el jefe de la Policía, sin mediar concurso alguno, y sin aplicar criterios de igualdad, mérito y capacidad. Niegan que el puesto a la puerta de la Casa Consistorial se haya dado siempre «al más veterano» y aseguran que, para los dos puestos de protección a víctimas de violencia de género, hubo «una preselección» de los voluntarios. También desmienten que hubiera un reparto equitativo de las comisiones de servicios en Noreña y Llanera. De hecho, hace dos meses solicitaron a la concejala de Personal de Siero, Aurora Cienfuegos, la lista de beneficiarios de esos servicios especiales remunerados de los últimos cinco años, «pero no nos la han dado», lamentó Fernández.

El CSIF tiene admitidas a trámite cuatro demandas. En octubre será el juicio por la RPT, donde el sindicato pretende conocer también el desglose de los complementos específicos de toda la plantilla del Ayuntamiento. «Ahora no sabemos lo que cobramos por cada complemento», explica Fernández. En diciembre será la vista por las horas sindicales denegadas al CSIF.

Y hay otras dos demandas, aún sin fecha para la vista, donde reclaman estar presentes en la mesa de negociación, al pertenecer a un sindicato con más de un 10% de representación nacional, y que se explique un permiso de lactancia que se concedió.

 

Fotos

Vídeos