El documento del PGOU prevé que Siero gane 40.000 vecinos en 20 años

Vista general del núcleo urbano de Pola de Siero. /  IMANOL RIMADA
Vista general del núcleo urbano de Pola de Siero. / IMANOL RIMADA

Pese a este pronóstico para el global del concejo, el análisis anticipa que 16 de las 23 parroquias perderán vecinos hasta el 2030

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

El estudio sobre las infraestructuras de servicios y la red viaria del municipio para la revisión del Plan General Municipal de Ordenación de Siero (PGOU) establece unas previsiones sobre el aumento demográfico en el concejo en el periodo comprendido entre 2015 y 2035. Pasara de los 52.191 habitantes del año inicial de referencia a los 95.987 de 2035.

En términos porcentuales y absolutos, la Pola será el núcleo que más crecerá en habitantes, al pasar de 12.830 vecinos a 31.694 en dos décadas, lo que supone un incremento demográfico del 147%. Lugones será la localidad con un mayor incremento numérico en el número de vecinos, al pasar de 13.109 a 37.311 en veinte años. La Carrera también experimentará un importante crecimiento, de 4.893 habitantes a 12.993.

Con todo, el documento muestra que ese crecimiento va a ir aparejado de una parte negativa: el progresivo abandono de la zona rural y las parroquias más pequeñas en favor de una concentración urbana en los núcleos poblacionales más importantes. Una suerte de huida al centro que se reproduce a escala mayor a nivel regional.

Dieciséis de las 23 parroquias sierenses perderán población, según el documento. Santa Marta Carbayín, un 64% de habitantes, pasando de 857 a 305; Santiago de Arenas, casi un 63% de su población, quedando 459 vecinos en el año 2035 en lugar de los 1.235 que había en 2015; Lieres también se dejaría un 25% de población; y Feleches más de un 19%.

Estar en el centro

A pesar de este sangrado, Esteban Fernández, coordinador de Regiolab, el Laboratorio de Análisis Económico Regional de la Universidad de Oviedo, también prevé que en los próximos años Siero y el área central de la región eludan la pérdida de población prevista para el resto del Principado. Aunque considera que las previsiones de crecimiento expuestas en el estudio del PGOU son «desmesuradas», coincide con la previsión de que el concejo «probablemente atraiga población» en el periodo documentado.

Con el horizonte del 2030, Regiolab prevé una ganancia de población de entre el 1 y el 2%. Considera que «Siero como concejo es una zona atractiva en términos comparativos con otros del área central», si bien una expansión como la que plantea el estudio de la revisión del PGOU puede ser «difícilmente asumible». «Creo que va a ganar población de gente que quiere estar bien localizada en el centro geográfico de la región. Siero está en el centro geográfico y eso lo hace un concejo muy atractivo», comentó y añadió el efecto a sumar de Lugones, muy próximo a Oviedo, uno de los tres grandes focos de atracción demográfica del Principado.

La Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), por su parte, publicaba recientemente su informe sobre los 'Datos Básicos de Asturias' de 2018. De acuerdo con las cifras que maneja Sadei, Siero comenzó el pasado ejercicio con un saldo vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) de 238 en negativo. Por el contrario, el saldo migratorio (diferencia entre los inmigrantes y emigrantes) fue positivo. De 166 personas en concreto.

Solamente 27 concejos asturianos tuvieron un saldo migratorio positivo en el periodo considerado. Además, Siero es, tras Gijón, Oviedo y Villaviciosa, el cuarto municipio de la región en el que más crece este guarismo. Ha tenido un saldo migratorio positivo de 3.121 habitantes, según los datos del padrón, de 2008 a 2017. No obstante, según el último balance del Instituto Nacional de Estadística (INE) Siero perdió 114 habitantes (Llanera, 118).