La duplicación de la vía La Carrera-Pola omite eliminar la curva de la bombilla

Un tren llegando a la Pola desde la curva de la bombilla. / I. RIMADA
Un tren llegando a la Pola desde la curva de la bombilla. / I. RIMADA

La supresión de esa barrera ferroviaria era parte de un ambicioso proyecto del gobierno tripartito de Siero para construir una losa y una estación intermodal

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

La política municipal da tantos vaivenes que asuntos que antaño llegaron a ser prioritarios para un gobierno, pueden quedar relegados o caer en el olvido con el devenir de los años. Un caso paradigmático es la eliminación de la denominada curva ferroviaria de la bombilla, que da acceso a la estación de Pola de Siero desde la línea procedente de Oviedo.

Hace nueve días, este diario avanzaba la adjudicación por parte del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) de la redacción del proyecto para duplicar la vía del tren, entre el apeadero de La Carrera y la estación de Pola de Siero, dentro de la línea Oviedo-Santander, con un presupuesto de 346.835 euros. En la descripción de la actuación, incluida en el pliego del condiciones técnicas, no figura ninguna referencia a aprovechar esa duplicación para rebajar el radio de esa curva, situada en ese mismo tramo.

Fuentes de ADIF comentaron que, aunque, en un principio, no se contemple esa supresión de la curva, todavía cabría la posibilidad de que la empresa adjudicataria se lo pueda replantear durante la redacción del proyecto, porque siempre suelen quedar cuestiones por definir. Lo cierto es que el anuncio del desdoblamiento de ese tramo, de unos dos kilómetros de longitud, no ha tenido ningún eco ni en el equipo de gobierno de Siero, ni en los partidos de la oposición. Desde el ejecutivo local aseguraron que no tenían conocimiento de esa adjudicación, pero añadían que suele ser bastante común que estas actuaciones supramunicipales ni siquiera se comuniquen al Ayuntamiento si no se necesita alguna autorización municipal.

La intrascendencia que ha tenido esta próxima inversión contrasta con los tiempos del gobierno tripartito de Siero PSOE-IU-Conceyu -que presidía el alcalde socialista Juan José Corrales-, donde la eliminación de la curva de la bombilla fue un asunto capital y formaba parte de un ambicioso proyecto para construir una nueva estación intermodal de autobuses y ferrocarriles en la zona del paso a nivel de El Bayu.

La idea primitiva era eliminar esa barrera ferroviaria y construir una gran losa para destinarla a suelo residencial y comercial, que costearía las obras. Primero, se habló de crear una nueva estación del ferrocarril, interconectada con una nueva estación de autobuses, que se ubicaría en el actual edificio de la Policía Local. Se llegó a especular con construir un túnel ferroviario, que llegara hasta el parque Alfonso X, El Sabio. Y, finalmente, se planteó una estación intermodal a la altura de El Bayu. La tormenta política desatada tras la dimisión de Corrales en 2010 dejó ese proyecto en el olvido.

El exconcejal de Urbanismo entre 2007 y 2010, Julio Carretero, confesaba ayer que daba por hecho que la actuación de ADIF conllevaba suprimir esa curva. «Al leerlo pensé que 'ya era hora después de tantos años'», dijo, por lo que se mostró sorprendido con el silencio político. «No concibo una inversión, que tendrá un coste elevado, que no conlleve esa supresión», añadió. Aunque también reconocía que quitar la curva es ahora mismo «una migaja» para un servicio de cercanías en caída libre por la desatención que lleva sufriendo desde hace muchos años.

Carretero comentaba que la propuesta del tripartito era más técnica que política y que incluso sondearon la opinión del vecindario. «La gente estaba a favor de la intermodalidad, pero no con la ubicación en El Bayu, que la veía muy lejos, sobre todo, las personas mayores», recordaba.

Temas

Siero