El exalcalde Manuel Villa critica las políticas de Siero en la zona rural

El exalcalde socialista de Siero, Manuel Villa, en 2015. / PABLO NOSTI
El exalcalde socialista de Siero, Manuel Villa, en 2015. / PABLO NOSTI

El exregidor socialista entre 1979 y 1995 lamenta también «la desastrosa gestión de los servicios públicos, todos ellos casi desaparecidos»

JOSÉ CEZÓN SIERO.

La corriente vecinal que reclama el mantenimiento de los viales públicos de la zona rural de Siero ha encontrado un aliado de excepción. Manuel Villa, alcalde socialista de Siero entre 1979 y 1995, ha roto su silencio a través de una carta enviada a EL COMERCIO, donde critica la política del actual gobierno del PSOE en la zona rural, que tacha de «estrepitoso fracaso», y la gestión de los servicios públicos, que califica de «desastrosa».

En su tono habitual que combina la ironía y el puñal, el primer alcalde de Siero de la democracia comienza con una frase que suena a linimento: «En mi ya larga vida nunca he tenido tantas dificultades para escribir unas líneas como está ocurriendo en este momento».

Villa dejó el PSOE en los albores del mandato de Juan José Corrales, a quien promovió como sucesor y del que fue su primer detractor. Pero siempre declaró que moriría socialista. En la carta justifica esas 'dificultades' en «las coincidencias ideológicas y los veinte años en el Ayuntamiento de Siero, de los cuales deciséis fueron dedicados, con mayor o menor fortuna, al servicio de la 'Cosa Pública'». Y añade que tomó la decisión «haciéndome eco de las múltiples y reiteradas quejas que me manifiestan muchos vecinos sobre determinados servicios municipales».

Villa afirma que los responsables del gobierno municipal «hacen oídos sordos e ignoran, de forma sistemática, la conservación y mantenimiento de viales públicos». El exregidor focaliza las quejas en Valdesoto, donde reside desde que se retiró de la política: desde caminos sepultados por la vegetación hasta una fuga de agua de la red municipal«desde hace, al menos, tres años, sin que, a pesar de las repetitivas denuncias, nadie se haya ocupado en reparar, quizá por aquello de 'como paga el contribuyente...que se fastidie'», asegura.

Villa atribuye a «la apatía y la abulia» el motivo de ese abandono, lo mismo que «determinadas autoridades de ese Ayuntamiento han justificado casi de forma exclusiva al 'cambio climático'», ironiza. Y concluye: «Con ello el equipo de gobierno se está convirtiendo en el ejemplo más estrepitoso del fracaso de la actual política municipal rural».

El exalcalde lo enlaza con «la desastrosa gestión de los servicios públicos, todos ellos casi desaparecidos al no renovar ni tan siquiera las vacantes por jubilación». Y lanza otro dardo: «Resulta más fácil recurrir al diccionario con términos falaces, que encubren consecuencias destructivas para el empleo y la gestión pública: externalizando». Y advierte de que con esa tendencia, «dentro de muy poco tiempo, los vecinos tendrán derecho a exigir también la 'externalización' de todas las concejalías e incluso, de manera más preferente, de la Alcaldía». Villa lamenta que los actuales dirigentes prefieran «entregar los servicios a entes privados, que gestionarlos, como es su obligación, de forma 'pública' y en beneficio de la ciudadanía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos