«Cuando hay fiestas en Noreña tenemos que estar todos a una sin ideologías»

Ana González, presidenta de Sonofe. / IMANOL RIMADA
Ana González, presidenta de Sonofe. / IMANOL RIMADA

La Sociedad Noreñense de Festejos apuesta por los presupuestos comedidos y el comercio local para mantener las cuentas saneadas

MÓNICA RIVERO NOREÑA.

Ana González lleva el asociacionismo en la sangre, le viene de madre, y ha participado en varios colectivos desde niña. Se ha pasado los últimos cuatro años al frente de la Sociedad Noreñense de Festejos (Sonofe). Un trabajo duro pero, asegura, le ha compensado aunque le ha dejado poco tiempo para salir con sus amigas a disfrutar de las fiestas que ella misma organiza.

-Otro año de saldo positivo para Sonofe, ¿cuál ha sido la clave?

-Trabajar, trabajar y trabajar con un gran equipo, que es la base de cualquier asociación y más de esta. Tener un grupo de personas que te apoyan durante todo el año, que nuestro trabajo no son solo las fiestas y las circunstancias han cambiado en las últimas décadas. Es imprescindible el apoyo del comercio y de la industria, e ir en paralelo con la hostelería, que es la base de toda fiesta.

«Me voy dejando los números en buen color y sobre todo muy agradecida» «Personas que fueron socias de Sonofe toda la vida abandonaron; pido que vuelvan»

-Cuando llegó tenía una deuda grandísima...

-Fue una sorpresa terrorífica, porque encontrarte con una deuda que desconocías con una entidad como la SGAE de 12.000 euros ... Y además había una demanda porque estaban sin pagar los derechos de autor desde 2012 y eso era un golpe muy fuerte nada más entrar, a dos meses de las fiestas. Presentarte ante números rojos supone muchas cuestiones a plantearse.

-¿Esperaba subsanarla en tan poco tiempo y lograr superávit dos años seguidos?

-Pensé que iba a tardar los cuatro años, pero en varios meses tenía saldada la deuda y saneadas las cuentas habiendo evitado sanciones con Hacienda. A partir de ahí fue como haber tocado fondo y todo para arriba.

-La apuesta por el comercio local ha sido una seña de identidad de Sonofe...

-Una parte importante de las fiestas, aparte del jolgorio y la alegría de la folixa, está en el beneficio económico. Por eso la importancia de entendernos con los hosteleros, y podemos ir a más.

-¿Qué más obstáculos ha tenido que salvar además del económico?

-La política. Personas que fueron socios toda la vida abandonaron el carné por ideología. Estas fiestas no las disfruta solo el equipo de gobierno, sino todo un pueblo. Pido que quien ha abandonado Sonofe por ideología vuelva. Noreña tiene muy poca extensión y en todo lo que se haga tenemos que estar todos a una, aparcando ideologías.

-Pase lo que pase en las urnas, ¿qué espera de Sonofe para las próximas fiestas?

-Espero que a quien le toque ser concejal de Festejos piense que el dinero debe mantener las cuentas saneadas, unas fiestas asequibles, con calidad y pensadas para todos, para el público familiar. Yo me voy dejando los números en buen color y con todo puesto al día. Sobre todo muy agradecida; estuve muy arropada por el equipo de gobierno, pregoneros, reinas, colaboradores, hosteleros, comerciantes...

-¿Y si por usted fuera?

-Si por mí fuera se apostaría por el teatro en la calle, ha sido un fuerte. El pasacalles y el espectáculo familiar ha tenido mucho nivel, vienen todos de FETEN (Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas). Hemos traído obras de repercusión familiar y los folixieros lo han sabido apreciar. Y la calidad musical, que es imprescindible.