La Fresneda se lo pasa de muerte

Los ganadores del concurso de disfraces en el Centro Cultural./
Los ganadores del concurso de disfraces en el Centro Cultural.

Cientos de personas disfrutan de la Ruta del Terror en doce viviendas de la localidad

LYDIA IS LA FRESNEDA.

La apacible vida cotidiana de la urbanización de La Fresneda se vio ayer truncada por criaturas diabólicas y el pánico se adueñó de las calles, negocios y viviendas. Pocos fueron los que se mantuvieron ajenos a la celebración de Halloween en la localidad sierense, impulsada desde la Asociación de Vecinos y que cada año implica a más personas. «Estoy desbordada, la Ruta del Terror empieza a las siete de la tarde, pero ya desde mucho antes viene gente y hasta casi medianoche seguirán pasando», comentaba Beatriz Corominas, una de las participantes en el concurso de Casas Encantadas. La joven creció en la urbanización y ha querido coger el testigo en la noche más terrorífica del año. «Cuando era pequeña me encantaba disfrazarme y salir por las calles y ahora me gusta ayudar a que los niños puedan seguir haciéndolo», apuntó.

Para ello, transformó el vestíbulo de su casa en un tenebroso recibidor presidido por la fotografía de una tía difunta. «Tenemos un poltergeist que hace que las velas leviten», explicó. Los más valientes observaban los detalles con atención y pedían su recompensa. «Los caramelos vuelan», reconoció la anfitriona.

El terror comenzó a desatarse a media tarde en el Centro Cultural, donde se dieron cita los disfraces más aterradores. Vampiros, brujas, catrinas, esqueletos, zombis, momias, viudas negras y hasta una niña de la curva con una señal de stop incluida no quisieron perderse el tradicional concurso, dividido en tres categorías, en la que la de cero a diez años fue la más multitudinaria en participación. Las momias encarnadas por Hugo y Anne; Jesús Valentín transformado en Freddy Krueger; y Aday con una cena mortal fueron los premiados. Por su parte, en la categoría de once a diecisiete años los ganadores fueron los hermanos Niurka y Romeo, ella de loca con la boca cosida y él como Eduardo Manostijeras; y los adultos también derrocharon creatividad con sus propuestas. Ana subió al escenario sin cabeza, Alba añadió luces a su atuendo de Catrina, Carmen presumió de esqueleto, Susana se mimetizó como araña, Vicen sembró el pánico como Pennywise, el payaso de la película 'It' y María no dejó a nadie indiferente como zombi con la piel a jirones, tampoco al jurado, que le concedió el primer premio. «Participo siempre, venimos en familia, nos encanta disfrazarnos y ganar es un incentivo, hay que involucrarse en lo que se organiza en la urbanización», defendió.

Los visitantes destacan la implicación vecinal con casas convertidas en pasajes del terror «Llevamos tres días a piñón para montar, pero el trabajo es de meses» apunta un participante

Un lema que siguen a rajatabla los vecinos que convierten sus casas en pasajes del terror. Raquel García y Lucía Fernández, vecinas de Lugones, se acercaron por primer año invitadas por su amiga Tamara Álvarez y anunciaron que repetirán experiencia sin dudarlo. «Es una pasada», aseguraron tras visitar el 'Túnel al Purgotorio', la propuesta de Guillermo Bartolomé, en la que los protagonistas fueron los sustos. El anfitrión logró implicar a una veintena de familiares y amigos e inició la terrorífica aventura en el jardín, donde La Niña del Exorcista recibía a los visitantes que tenían que enfrentarse a un photocall custodiado por un asesino. Ya en el interior, la oscuridad y los sustos dejaban paso a los gritos de terror. «Es la penitencia para poder llegar al cielo», explicó Ángela Treyes.

En casa de Cristina Calviño y Daniel Diego los protagonistas fueron los villanos de Disney, atrapados en 'La isla de los perdidos'. «Hasta ahora participábamos repartiendo caramelos con el truco o trato, pero este año decidimos dar un paso más, implicar a la familia y sumarnos al concurso de Casas Encantadas pensando en el público infantil; lo estamos pasando en grande y el año que vine repetimos», señalaron.

Y para Enrique Fernández, su propuesta favorita fue 'Zona cero', una invasión alienígena en el jardín de José Miguel Fernández que dejó miles de infectados y obligó a intervenir al ejército para evacuar en cohete a los supervivientes. «Llevamos tres días a piñón para montar, pero el trabajo que hay detrás es de meses», comentó Pelayo Álvarez, que custodiaba la entrada. «Lo damos todo porque llevamos dos años ganando y este queremos repetir», añadió.

El resultado del concurso se conocerá hoy, a las dos de la tarde.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos