Fusba ampliará la plantilla y ya comercializa fuera de Hunosa un 20% de sus productos

J. C. D. SIERO.

La Fundación Laboral de Minusválidos Santa Bárbara (Fusba), con sede en Carbayín Alto, espera cerrar el año con 118 trabajadores, doce más que en la plantilla actual, y ha conseguido que un 20% de sus productos se comercialicen en empresas ajenas a Hunosa, que ha sido tradicionalmente su único cliente. Fueron datos aportados ayer antes de la visita que realizaron a las instalaciones el alcalde de Siero, Ángel García, y el secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi, junto a representantes del sindicato en el patronato de Fusba.

Uno de ellos, José Ramón Argüelles, explicó que el 99% de los trabajadores tiene una discapacidad, «algunos de ellos del 70%», por lo que calificó de «muy óptimo» el rendimiento laboral teniendo en cuenta sus limitaciones. Fusba factura dos millones de euros anuales y destina más de un millón a salarios. Destacó su progresiva diversificación, con servicios ambientales, 3D, extintores o nuevas tecnologías para las minas. Y subrayó que de unas pérdidas de 250.000 euros en la última crisis, se ha pasado a «un beneficio paulatino en los últimos tres años».

Alperi dijo que son empleos «con un componente social muy importante» y que su sindicato tiene una especial «preocupación hacia este proyecto laboral y territorial». Y destacó el apoyo institucional del Ayuntamiento de Siero. El alcalde se comprometió a colaborar con esta fundación y a buscar fórmulas para poder convertirse en cliente de sus productos. Uno de los problemas tradicionales de Fusba ha sido su escasa visibilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos