El alcalde de Llanera vuelve al trabajo tras la mordedura de un perro

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, ayer con un operario en el centro social de Santa Cruz. / PABLO NOSTI
El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, ayer con un operario en el centro social de Santa Cruz. / PABLO NOSTI

«Somos de pueblo y estamos acostumbrados a estos temas», afirma el alcalde de Llanera, quien le resta importancia a este percance «personal»

J. C. D. SANTA CRUZ (LLANERA).

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, reanudó ayer plenamente su agenda de trabajo municipal, tras el percance que sufrió el pasado jueves por la mordedura de un perro en su casa. El regidor acudió esa misma noche al Hospital Central de Asturias, donde le practicaron «una pequeña operación» para curarle de las heridas en un brazo y en el muslo, a las que restaba ayer importancia.

«Somos de pueblo y sabemos que los perros muerden, pero no pasa nada y estamos acostumbrados a estos temas», comentó Sanz durante la visita a unas obras de construcción de una rampa de acceso al centro social de Santa Cruz. Y calificó lo ocurrido como «una cuestión personal, no política».

Sin coger la baja

El regidor visitó ayer por la mañana unas obras en Lugo, y por la tarde, en Santa Cruz

El alcalde aclaró que en ningún momento se planteó coger una baja laboral. «El sábado ya estaba para que me dieran el alta, pero fui yo quien quiso quedarse hasta el lunes, porque estaba a gusto», dijo. Y añadió que el pasado fin de semana tenía previsto desplazarse a Mallorca acompañando a la Coralina de Santa Cruz, por lo que el accidente tampoco alteró demasiado su agenda de trabajo. «Iba a estar de vacaciones, aunque un alcalde nunca está de vacaciones del todo, y al final estuve en el hospital», comentó.

El lunes se trasladó a primera hora de la tarde a su domicilio «y a funcionar». Y el martes y el miércoles ya estuvo estuvo despachando desde casa diferentes asuntos municipales. Ayer fue cuando se reincorporó al Ayuntamiento con total normalidad. Por la mañana, estuvo visitando unas obras en Lugo de Llanera correspondientes al segundo plan de movilidad, «que estarán en un par de semanas». Y por la tarde, fue «a dar una vuelta por el concejo y echar un vistazo a las obras, como siempre», entre ellas, las de la parroquia de Santa Cruz. «Son unas obras que estamos haciendo en seis centros sociales del concejo -Carbayal, Ferroñes, Ables, Pruvia, Villabona y Santa Cruz- para mejorar la accesibilidad, con una inversión de 16.577 euros», explicó.

El alcalde quiso aprovechar para agradecer las numerosas muestras de apoyo recibidas por parte de vecinos y amigos que se interesaron por su estado de salud, aunque insistió en desdramatizar y mandar un mensaje de tranquilidad.