Los Güevos Pintos se 'mojan' en la Pola

El párroco Juan Manuel Hevia bendiciendo ayer los güevos pintos, junto a la Reina, Claudia de Benito Rimada y dos niños. / FOTOS: PABLO NOSTI
El párroco Juan Manuel Hevia bendiciendo ayer los güevos pintos, junto a la Reina, Claudia de Benito Rimada y dos niños. / FOTOS: PABLO NOSTI

El párroco Juan Manuel Hevia denuncia en una incisiva bendición las desigualdes sociales o el abandono en el mundo ruralLos pronósticos de mal tiempo perdonaron el acto central y el vermú, pero obligaron a suspender el desfile vespertino por la lluvia

JOSÉ CEZÓN / MÓNICA RIVERO POLA DE SIERO.

Dicen que Dios aprieta, pero no ahoga. Y los pronósticos de mal tiempo para la fiesta de los Güevos Pintos no se cumplieron ni durante la bendición, ni en el multitudinario vermú, pero sí obligaron a suspender el desfile vespertino debido a una intensa lluvia de apenas media hora, pero que llegó en el momento más inoportuno.

La jornada arrancó un año más con la bendición de los güevos pintos en asturiano, a cargo del párroco de San Pedro Apóstol de Pola de Siero, Juan Manuel Hevia Fisas, quien protagonizó una intervención muy incisiva y con una alta carga de denuncia social. El escenario no podía resultar más propicio, ante una plaza del Ayuntamiento repleta de candidatos electorales y cargos orgánicos de los diferentes partidos políticos. El sacerdote no desperdició la ocasión de mostrar su opinión sobre los grandes problemas de desigualdad social, la xenofobia, el populismo, la actualidad política o los ataques a la Iglesia.

Hevia recordó el comentario que le hizo un paisano al llegar a la Pola hace ya tres años. «Tú que tienes un primu gaiteru tienes que saber que nesti pueblu ties que templar munches gaites, y vaya que sí, dientro y fora de la ilesia parroquial, y como dicía aquel: manda güevos». Con cierto nerviosismo, el sacerdote confesó que la bendición llegaba en «una selmana complicada», a cinco días de las elecciones generales, por lo que sus palabras podían ser malinterpretadas: «Esti cura nun sabe bien lo que dicir güei, por pocu que unu faleque unu fale, ca un va quedáse con dos coses y dempués va acabar diciendo que´l cura na bendición de los güevos pintos dixo esto a favor de unos o en contra d´otros...o calló nun sé qué cosadiella».

Abogó por que «d´entrada que Dios parta suerte´l domingu, si la quier, claro, y non por que ganen unos sobre otros, sinón porque, por fin, haya entendimiento ente los que escoyamos entre toos: los ciudadanos precisamos alcuerdos, entendimiento...porque resulte por fin el bien común de toos».

Pero, a falta de lluvia en ese momento, el párroco decidió 'mojarse': «Per si daquién quier tomar dalgún apunte pa estos díes, que pel mundo cuerre ensin piedá´l capitalismu salvaxe, la fienda planetaria entre ricos y probes faise más fonda si cabi pola inestabilidá política, la fame, el cambiu climáticu y les migraciones agrávense, anque nos paezcan cuentiquinos».

No olvidó otro tema candente como es el desploblamiento del mundo rural, «al qu´hai que saber facer frente con midíes concretes y xustes, la precariedá llaboral, los populismos de tou signu que s´aprovechen de la insatisfaición xeneral, el reináu del pensamiento únicu, la contaminación, los recortes, la corrupción...la mala baba d´aquellos que son incapaces d´almitir al so llau al distintu, ya sía por raza, sexu, pensamiento o relixón». Y remató: «Ya tá bien de faer al otru enemigu polo que piense, polo que defienda o denuncie, o pola so forma d´entender la so vida».

El sacerdote cerró su intervención pidiendo un trato más justo hacia la Iglesia: «¿Verdá que los políticos nun son toos unos corruptos?, ¿verdá que los maestros nun son toos unos dictadores?...entós , tampoco tolos cures somos unos peseteros, y menos entá tampoco tolos cures somos unos pederastes», a la vez que reclamó que caiga todo el peso de la ley sobre los que sean declarados culpables: «Quede claro que esti cura diz non a tou abusu, d´unos sobro otros, a tou abuso sía del tipu que sía, ente homes y muyeres, ente homes y neños, ente chavales...Non ye Non pa to...¿oyístilo?». El párroco dedicó la bendición al entrenador del Romanón, Daniel Suárez, en su lucha contra una enfermedad.

El vermú volvió a ser el momento estelar de la fiesta con las calles abarrotadas de gente, que se concentró, principalmente, en el parque Alfonso X, donde estaban ubicados los artesanos y las atracciones feriales y, sobre todo, la Plaza de Les Campes, epicentro de la 'folixa'. Mezclados entre pueblo llano, se podían ver a los líderes de los diferentes partidos políticos con todos sus correligionarios

Esta fiesta es siempre una jornada de reencuentro de todas las 'leyendas urbanas' desperdigadas por el mundo. Además, la suspensión del desfile sirvió para prolongar la sobremesa hasta altas horas de la noche.

Más