Las licencias para construir viviendas unifamiliares en Siero crecen un 56%

Obras de cinstrucción de un edificio de viviendas en Lugones. /  FOTOS: IMANOL RIMADA
Obras de cinstrucción de un edificio de viviendas en Lugones. / FOTOS: IMANOL RIMADA

La Fresneda fue la localidad en la que se concentró la tercera parte de los permisos para edificar estos inmuebles en 2018

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

La actividad inmobiliaria en Siero se mueve por la senda de la recuperación. Esa es, al menos, la idea que se extrae de los datos de licencias de obras concedidas por el Ayuntamiento de Siero en el año 2018, que ayer fueron presentados por la concejala de Urbanismo, Noelia Macías. De acuerdo con las cifras municipales, el número de expedientes de viviendas unifamiliares, en lo que respecta a nueva construcción, reforma y ampliación que se registraron en el pasado ejercicio fue de 98, un 18% más que en 2017.

En lo relativo a la concesión de licencias para la construcción de viviendas unifamiliares, los 64 del pasado año suponen un aumento del 56%. La edil de Urbanismo de Siero comentó que la tercera parte de estas licencias (21, en concreto) corresponden a la urbanización de La Fresneda, que «recupera el pulso» de la edificación de vivienda tras una década.

98
expedientes de viviendas unifamiliares se registraron, un 18% más que un año antes.
64
licencias para construir viviendas unifamiliares se concedieron en Siero, un 56% más.
21
de las licencias para construir viviendas unifamiliares se concedieron en La Fresneda.
47
licencias para la realización de obras de reforma y rehabilitación fueron las concedidas.
83
autorizaciones para la apertura de nuevas naves industriales se aprobaron el pasado ejercicio.
996
expedientes de obras menores.

Estos datos en conjunto, según explicó la concejala de Urbanismo, hacen que el concejo vuelva «a parámetros de 2012». Macías destacó, asimismo, que en 2018 se mantuvo la «atonía» en lo relacionado con la construcción de edificios de viviendas, con una sola licencia de construcción para una promoción de tres viviendas en la Pola.

Noelía Macías

Comentó que en el concejo se mantiene constante la concesión de licencias para la reforma y rehabilitación de viviendas, con 47. Anes y Valdesoto, con seis cada una, fueron las localidades más pujantes en este aspecto. En el más negativo, la concejala de Urbanismo de Siero destacó que la autorización de nuevas naves comerciales se mantuvo «en un perfil bajo», idéntico al de los últimos cinco años, con 83.

Las principales localidades del concejo, Lugones y la Pola, fueron los principales motores de las licencias para la habilitación de locales comerciales, si bien 10 de ellas correspondieron a Intu Asturias. «Se ha mantenido constante el número de expedientes de aperturas y de actividades. Sin embargo, es cierto que ha habido un descenso en el número de expedientes de tramitación», añadió Macías, que también constató un repunte de los expedientes de obras menores abiertos», 996 en concreto, si bien se logró disminuir un 12,3% el número de expedientes en tramitación. Las cifras facilitadas ayer por la edil responsable de las políticas de Urbanismo del Ayuntamiento de Siero vienen a confirmar que el segmento del ladrillo, la edificación y la actividad inmobiliaria del concejo comienza a recuperar el pulso, aunque sea de manera cadenciosa. De acuerdo con las estadísticas de Fomento de transacciones inmobiliarias recientemente publicadas, en 2018 en el concejo se formalizaron 494 operaciones de compraventa. Esto supone un incremento del 20% con respecto a 2017. Se trata de las mejores cifras en este aspecto en el concejo desde el año 2010, en el que el ejercicio terminó con 638 pisos que cambiaron de manos. Se trata, además, del sexto año consecutivo en el que aumentan estos datos.

Los profesionales del sector apuntaban a este diario, en una reciente información, que el precio de las transacciones inmobiliarias que se están cerrando en el municipio actualmente se está moviendo, a día de hoy, en el entorno de los 85.000 euros, con una especial preponderancia de las viviendas ubicadas en la zona rural cercana a los grandes núcleos poblacionales del concejo.