Lugones desfila a paso marcial

Los participantes en el concurso posan con sus uniformes en la casa de cultura de Pola de Siero. / IMANOL RIMADA
Los participantes en el concurso posan con sus uniformes en la casa de cultura de Pola de Siero. / IMANOL RIMADA

Diecisiete coleccionistas participan en la novena edición del Concurso de Uniformes Históricos de la asociación Arhem

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

La Asociación Histórico Cultural Arhem, con la colaboración del Ayuntamiento de Siero, convirtió ayer la Casa de Cultura de Lugones en un pequeño museo de historia castrense. Allí se desarrolló el IX Concurso de Uniformes Históricos a modo de exposición viviente.

David Díaz, miembro de Arhem, ejerció de maestro de ceremonias del evento, ataviado con unas prendas dignas de un rey. No en vano, portaba una reproducción del uniforme con el que hizo el servicio militar Elvis Presley en 1958 en Alemania. «Es el noveno concurso que hacemos en Asturias y el único de coleccionismo histórico de uniformes que se hace en España», explicó. El evento, abierto a «cualquier persona que sea coleccionista», solo planteaba como requisito que «los uniformes tienen que ser originales o reproducciones fieles a la época». «Tenemos diecisiete concursantes; el conjunto más antiguo este año es de 1916, un uniforme americano de la revolución mejicana. El más moderno es del año 2000, de un Policía Nacional», comentó.

No obstante, el concurso está abierto a «uniformes históricos de policías, bomberos, serenos o de cualquier temática». Díaz recalcó que «la mayoría de los participantes son provenientes de Asturias, gente que colecciona y una vez al año 'sale del armario'», si bien también concursaron coleccionistas de «Galicia, Castilla y León y Cantabria». Vicente Suárez, de Las Regueras, participó con un uniforme de «oficial de las tropas paracaidistas que intervinieron en la toma de Holanda en septiembre del 44». Lleva «unos veinticinco años coleccionando militaria, libros, equipos y periódicos de época». En la categoría de uniformes entre 1900 y 1960 el primer premio fue para José Carlos Riaño, Mayor de Caballería del ejército de los Estados Unidos. Entre los uniformes posteriores a 1960, el ganador fue David Villar, con su uniforme de soldado soviético de 1970. El premio del público fue para José Antonio Fernández, Policía Nacional UPR de 1999.