«Sería el momento de apostar por Guillermo Martínez para alcalde de Siero»

Manuel Villa en su domicilio de La Rotella. / PABLO NOSTI
Manuel Villa en su domicilio de La Rotella. / PABLO NOSTI

Manuel Villa Díaz, exalcalde socialista de Siero durante el período 1979-1995: «A Ángel García le falta cintura y es un ególatra, el pacto PSOE-Foro es un matrimonio antinatura y la oposición de Siero es nula, inexistente» | «José Ángel Fernández Villa y yo éramos el agua y el aceite y me enfrenté a él en múltiples ocasiones»

JOSÉ CEZÓN VALDESOTO.

Manuel Marino Villa Díaz (El Cotayu, 1938) disfruta de un apacible retiro en La Rotella (Valdesoto). Sobre la mesa reposa una voluminosa biografía de Indalecio Prieto, al que conoció en Toulouse. Fue militante socialista entre abril de 1958 y el año 2000 y el primer alcalde de Siero de la democracia entre los años 1979 y 1995. Esta semana rompió su prolongado silencio para criticar, a través de este diario, las políticas municipales en la zona rural y con los servicios públicos. Y mantiene intacto su verbo acerado.

-¿Qué opina del acuerdo de gobernabilidad entre el PSOE y Foro en Siero?

-Es un matrimonio antinatura. Desde el punto de vista ideológico, es algo inverosímil, y desde el punto de vista práctico, no se ve por ninguna parte.

-¿No era usted el que decía que los saneamientos no tienen ideología?

-Yo no dije nunca eso. A un Ayuntamiento vas con ideología y a cambiar las cosas. Se puede establecer un contacto entre el PP y el PSOE para una obra determinada y de manera esporádica, pero una conjunción de fuerzas entre una extrema derecha del PP y un Partido Socialista, yo no lo entiendo

-¿Y si sirve para desbloquear presupuestos y realizar inversiones?

-Hay otras fórmulas. Yo tuve mayoría absoluta solamente un mandato. Estuve otros cuatro en minoría y se votaron unos presupuestos.

-¿Y qué le parece la labor de la oposición en Siero?

-Nula, inexistente. Yo alucino, porque a veces hablo con alguno de ellos y veo apatía; no tienes por dónde cogerlo, parece gelatina. Cito el caso de la segunda fase del saneamiento de Tiroco. Quieren poner una estación de bombeo y hay la posibilidad tangible de hacerlo por gravedad y hay un enganche previsto en el colector general del Principado en Bendición. Aunque la tubería cueste más en este momento, al cabo de diez años se amortizó. Una estación de impulsión significa un par de bombas, un mantenimiento todas las semanas dos personas y averías costosas. Nadie me dijo cuánto cuesta. Y se lo dije a Beatriz Polledo (portavoz del PP) y me respondió que era el criterio de los técnicos. Los técnicos son seres humanos como tú y como yo, hay que hacerlos patear el terreno y ver las dificultades o facilidades que hay.

-Usted considera que se están desmantelando los servicios públicos municipales.

-Completamente, eso es un desastre. Aguas es quizás el servicio que más sufrió, el eléctrico quedó en chasis, Obras no existe, todo se externalizó y ahí está la cuestión. El Ayuntamiento tiene que tener unos servicios propios tan fuertes como sea posible. La policía municipal se fue dejando de lado también, no tiene efectivos suficientes. Las necesidades de ayer no son las mismas que las de hoy, y mañana serán otras.

-Pero siempre se dice que hubo leyes estatales que impidieron crear nuevas plazas.

-Yo no creo que las leyes estatales impidan que las jubilaciones, al menos, se cubriesen. Si tienes un puesto que se extinguió por jubilación, pero no lo amortizaste, en los presupuestos tiene que figurar ese gasto al capítulo 1, que es el salario. Habría otra fórmula, aunque yo no estoy muy de acuerdo con ella, que sería poner trabajadores a tiempo parcial. No se hizo nada y los desbordó.

-¿Cómo ve el concejo en general?

-Hay cosas que se están haciendo bien, sin duda alguna, como la gran infraestructura o la mediana, pero el concejo está desequilibrándose completamente. Tú mira las inversiones que se hacen en la zona rural, la Pola o El Berrón y las que se hacen desde La Fresneda hacia Lugones.

-El gobierno siempre afirma que quiere destinar, al menos, un tercio de la inversión a la zona rural.

-Pueden tener un tercio presupuestado para la zona rural, pero si no lo utilizan es como si no tuviéramos nada. Yo creo que van a tener en las próximas elecciones municipales un batacazo serio.

-¿Qué opina del alcalde, Ángel García?

-Creo que le falta cintura, está imbuido en su propia persona, es un ególatra y está haciendo cosas que no entiendo. Creo que estaría mejor en el Fondo Monetario Internacional que de alcalde, porque parece ser que es buen gestor económico. Se pasa por encima la embajada, los encargados del Ministerio de Asuntos Exteriores y las entidades patronales. Viajó más él que (Abel) Matutes cuando era ministro de Exteriores. ¿Y eso en qué benefició a Siero, qué aportó un viaje a Alemania o a Israel? Pues un despilfarro económico para las arcas municipales, que no tiene ninguna justificación.

-Hablando de economía, ¿le sorprendió que en el chigre de Tuilla de la madre de José Ángel Fernández Villa hicieran tanta caja?

-Ya me tocaste la fibra sensible (risas). Mira, José Ángel y yo éramos aceite y agua y, en múltiples ocasiones, me enfrenté a él personalmente. Y, además, fue en el momento que le llamaban 'El Tigre'. A mí intentó hacerme la vida imposible en el Ayuntamiento, porque me negué a aportar ni un céntimo para Rodiezmo. Yo entendía que el que quisiera podía ir si le daba la gana y el que no, que se quedara en casa, pero no comprendo por qué un Ayuntamiento tiene que darle a un sindicato medios económicos para hacer una actividad. Si no los tiene, que no la haga. Y ahí hubo sus más y sus menos. En la Plaza La Salve (de Sama), la sede del SOMA, tuve ocasión de decirle varias veces si tenía alguna auditoría preparada y si la contabilidad del sindicato era completamente aparte, y tenía una vida propia, o la llevaban quienes tenían el sindicato en sus manos. No se me contestó y yo sabía por qué lo decía. En una contabilidad de un sindicato, o de cualquier actividad, no es lógico que vayas y cojas de la caja; no, eso tiene otro procedimiento. Y la última enganchada que tuve con él fue bastante seria cuando lo de Lláscares. Se encierran los obreros en el Pozu Candín y yo fui, como a casi todos los pozos de la zona. Me encontré con él y me hizo una reflexión que me pareció un tanto hipócrita. Yo le pregunté que por qué se producía el encierro en ese momento y me dijo que porque era necesario. Y le dije '¿necesario para qué?, tú sabes que esta mina está abocada al cierre dentro de unos meses'. Y me respondió 'ah, no'. Va a decirme a mí que no lo sabía estando en el meollo de Hunosa y demás. Le dije que, desde el punto de vista sindical, era una barbaridad, porque era meter a esos chavales más adentro del pozo y que tenían que salir como tiros, porque estaban cavando su propia tumba. Marchó y me dejó con la palabra en la boca. Y pasaron unos días y lo volví a encontrar allí y me dijo 'no, a ver si salen, porque esto pinta mal', No se puede llevar a los trabajadores a una huelga por la cuestión de la minería. ¿Dónde está aquella frase famosa suya de 'antes de cerrar un pozo, hay que pasar por encima de mi cadáver'? Pero si cerraron las minas en Alemania, Bélgica, Holanda…en todos los sitios, y viene aquí un siete centímetros y se pone a decir barbaridades.

-¿Pero le sorprendieron las acusaciones que pesan sobre él?

-No, no me sorprendió nada por muchas razones. Quizás tendrían que sorprenderse algunos de sus lacayos, que en Pola de Siero intentaron hacer la vida imposible y controlar desde sus aledaños el Ayuntamiento, pero no lo consiguieron.

¿Lacayos suyos?

-Sí, pero ahora no los ves, tienes que levantar baldosas para ver si encuentras alguno.

-¿Pero no cree también que ahora nos están intentado 'colar' que él fue el único culpable?

-Es no es verdad, todo dios mamó de la cabra y la pobre cabra ya no daba más leche y estaba berrando como podía. ¿Postigo era otro caso aparte? Y como Postigo puedo citar a cuatro o cinco que no ha lugar, porque están escondidinos a ver si nadie se acuerda de ellos, pero están ahí. ¿Dónde están aquellos que venían acompañándolo en plan militar?, ¿o los que iban a Santander a lo que yo sé y luego lo justificaban como horas sindicales?

-Pero casi nadie se atrevió a toserle en aquel momento.

-Porque esos que no se atrevieron a toserle estaban mamando de la ubre y tenía unas prebendas. En cuanto un obrero tenía un problema en la mina, acudía a José Ángel. Y cuando se quería tener un cargo como vigilante, se arrastraban unas semanas. Un día me dijo en Oviedo que se sentía muy solo y abandonado y que los más favores le debían, le volvían la espalda en la calle.

Barbón y Guillermo Martínez

-¿Le parece Adrián Barbón un buen candidato para el PSOE?

-Yo creo que si no le putean, puede ser un buen candidato. Tiene fibra y materia suficiente y creo que es un buen chaval y va a tener futuro. Tiene la sinceridad de hacer las cosas como un militante que se interesa por los problemas de la militancia. Hombre, si me preguntaras para Siero, yo siempre aposté por Guillermo (Martínez), ahora sería el momento de apostar mucho más aún por él para alcalde. Si termina el mandato Javier Fernández en el Principado y pudiera estar en Siero a un tío que conoció la administración del Principado durante ocho años, este hombre es una joya de la corona para el municipio. Tiene una cabeza muy bien amueblada, es tolerante, es un hombre que sabe escuchar y oír y hoy tiene la administración dominada por completo. En los años que lleva en el Principado, prácticamente hizo él de presidente y fue el que se desenvolvió con todos los marrones.

-Aunque esa posibilidad parece inviable en este momento.

-Totalmente inviable, porque yo creo que le tienen hasta odio. Lo digo por las cosas que salieron en la prensa sobre él: que si había marchado o les había traicionado.

-¿Y qué opina de Pedro Sánchez?

-Ya veremos. La cuestión política está muy enrevesada y difícil y ya no se trata de aguantar y vencer. No hay materia para poder dominar las embestidas de la oposición. Y con Podemos la sinceridad dura lo que dura una cerilla. Yo no tengo ninguna confianza, porque creo que Podemos cogió la herencia de Carrillo y La Pasionaria. No veo que pueda tener futuro antes de que haya elecciones. Además, tiene otra cosa que pesa fuerte sobre el hombre, a pesar de que es una falacia la que están montando con lo de que no está democráticamente elegido. Él está elegido por el Parlamento, que es una institución que representa la voluntad popular, pero sería conveniente que hubiera elecciones.

-¿Se parece en algo Pablo Iglesias Turrión a Pablo Iglesias el fundador del PSOE?

-Eso es como si me preguntas en qué me parezco yo a Marilyn Monroe.

-¿No tiene un buen concepto de 'El Coletas'?

-Ni bueno, ni malo. Es un chaval que llegó pisando cabezas y creyéndose que era el rey del mambo. Claro, luego fue descubriendo que la vida política es otra cosa, que no basta salir en las tribunas diciendo que eres el mejor; los huevos hay que ponerlos en la cesta y llevó tropezones a punta pala. Después tiene unos problemas internos bastante gordos y el partido, por lo que estoy viendo, se 'esmigaya' y va marchando la gente. No le costó quitar de un plumazo a gente como (Carolina) Bescansa, que era una mujer muy interesante e inteligente. En cuanto sintió que tenía cierto peligro y le hacían sombra, apartó sin sentimientos. Eso está bien para Stalin.

-¿Lo de Cataluña tiene arreglo?

-Sí, el arreglo de Cataluña ya lo demostró la República en su momento y si no, no hay nada que hacer. Además, metió un general catalán y se solucionó el tema. Hay que intentar arreglarlo, pero no se puede andar con medias tintas, ni consentir esas provocaciones sistemáticas al poder establecido. O que digan 'nosotros estamos dispuestos a negociar, pero en base a lo que nosotros digamos'. Hasta ahí llegamos. Bueno, mira, que tiren p´alante.

-¿Y usted qué haría con los restos de Franco?

-Traerlos para casa, no. Hay mucha insolidaridad con estos temas: ya no hay franquistas, no lo quiere nadie, ni ellos mismos. Y Osoro diciendo que es un cristiano bautizado. Los cementerios civiles los quitó Alfonso Guerra y había mucha gente enterrada no por una cuestión religiosa, sino ideológica.

-Se habla ahora mucho de una Comisión de la Verdad. ¿En una guerra civil existe una verdad absoluta o única?

-No, imposible. La historia está por escribir en España y está todavía muy caliente la guerra civil. Cualquiera que emita opiniones las hace favorables a su ideología o a su familia, tenemos que acudir a hispanistas de fuera. Además, falta que el estudioso tenga documentación fehaciente y hasta ahora salió de Rusia, Alemania, Estados Unidos y algo en Francia o Bélgica. Aquí no hay manera de que se abran los archivos y se pueda estudiar. La guerra civil sabemos lo que fue y los resultados. Hubo una pila de muertos, unos perdieron y otros ganaron. Lo peor fue lo pasó después, la sinrazón de machacar durante cuarenta años.

-¿Cómo ve el revisionismo que hay sobre la Transición? Se lamentaba el otro día el escritor Eduardo Mendoza de que se exija ahora que aquello hubiera sido perfecto.

-Todo es perfectible, pero fue una Transición que se hizo con las bayonetas y el caqui detrás. Se hizo todo lo que se pudo. Ahora, dejémonos de tonterías, que el Rey es un obrero que pagamos nosotros y a todos los obreros se les puede poner en el paro. La Monarquía no fue votada, pero ahí está.

-Usted que fue emigrante, ¿cómo ve el tema de la inmigración que llega a Europa?

-Evidentemente, hay que acogerlos por su situación, pero un país tiene la capacidad que tiene. África se calmará un poco a medida que los chinos vayan metiéndose allí. Están sacando materias primas, haciendo carreteras…Al ritmo que vienen los inmigrantes, no podemos andar con la demagogia de decir que hay que acogerlos a todos. Francia aplicaba una ley de la época de Napoleón, que era que cuando en un departamento había más emigrados de los que estaba establecido para una absorción normal entre la gente autóctona, los llevaban para otro departamento. En Bélgica también hubo un control de la emigración. Mientras la minería fue boyante, ningún problema, pero después hubo que integrarlos. La verdad es que Bélgica hizo las cosas con más inteligencia que aquí y empezó a reindustrializar antes que cerrar minas.

-¿Y a qué dedica ahora el tiempo libre?

-Mira, estoy ahora leyendo esti tochu (y muestra una biografía de Indalecio Prieto). Fue el hombre con ideas más preclaras en la guerra civil, y que si le hubieran hecho caso, hubiese terminado. Cuando quiso provocar a la flota alemana en el Mediterráneo, nos hubieran bombardeado, pero automáticamente los aliados podrían haber entrado y liberarnos. No se le hizo caso y mira. Era muy jodido y Almería seguramente la hubiesen barrido, pero habría terminado la guerra rápidamente.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos