Desde Notre Dame a la Santina

Visitantes al mercado de Güevos Pintos observan con curiosidad la obra de Mariana Fano. / PABLO NOSTI
Visitantes al mercado de Güevos Pintos observan con curiosidad la obra de Mariana Fano. / PABLO NOSTI

Los artesanos se inspiran en la actualidad y en las tradiciones para plasmar su arte | El mercado de los Güevos Pintos vuelve a ser un éxito con creaciones muy cuidadas que invitaron a la compra

MÓNICA RIVERO LA POLA.

La más candente actualidad llega de la mano del mercado de los Güevos Pintos, que este año ha incluido entre su oferta una pieza en la que se ve a Notre Dame en llamas. Bárbara Méndez, su artista, se puso manos a la obra nada más ver cómo el fuego devoraba parte del templo.

La actualidad se conjugó con la tradición, no faltó la Santina ni la Cruz de la Victoria, y hasta con las series de moda, como 'Juego de Tronos', también presente de la mano de Flor de Melo, que arrasó con un cofre 'Güevos de dragón' , en un mercado muy animado que invitaba a la compra.

Roberto Castro apostó por aerógrafo, mientras los 'Güevos pysanky', con sus intrincados diseños geométricos fueron un imán para la vista, decorados con cera de abeja y tintes naturales capa a capa siguiendo la técnica batik típica de los países del Este.

Un arte en toda regla y que precisa de mucho tiempo. Juan Huedo, por ejemplo, tarda entre cuatro y cinco horas en pintar el más sencillo de sus diseños.

No menos dedicación y cuidado requieren los trabajos ovoides de la ya veterana Mariana Fano, que no deja de asombrar con sus réplicas de cuadros de Magritte, Munch, Van Gohg, Velázquez o Klimt.

No han faltado los 'güevicornios', las creaciones con forma de flamencos y representaciones de Frida Kahlo, figuras de moda que se han mimetizado entre las más tradicionales.

María Cimadevilla mantiene la técnica también tradicional para algunos de sus piezas, que no vacía y prefiere pintar con tinta china en caliente. «Se mantienen bien si se cuidan», asegura, «en mi casa hay uno de mi madre de 1978».

Los 'güevos helado' de Manuel Tomás llamaron la atención a los más pequeños y los aficionados al fútbol han tenido para escoger, pero en caso de que no encontrasen a su equipo, había la opción de pintar el escudo en el acto. Un mercado muy completo.