La nueva estación de autobuses polesa abrirá cuando la plaza quede expedita

La unidad móvil de Telecable (a la izquierda de la imagen) con la nueva estación de autobuses al fondo. / PABLO NOSTI
La unidad móvil de Telecable (a la izquierda de la imagen) con la nueva estación de autobuses al fondo. / PABLO NOSTI

Una empresa de telecomunicaciones deberá retirar una estación portátil que instaló durante la ejecución de las obras

JOSÉ CEZÓNPOLA DE SIERO.

La inauguración de la nueva estación de autobuses de Pola de Siero está tan solo pendiente de que la empresa Telecable retire la estación portátil que tiene instalada en el exterior de la Plaza de Olof Palme, según informaron ayer fuentes municipales.

Desde hace más de una década y por medio de un convenio, la compañía de telecomunicaciones venía utilizando un local en los bajos donde ahora se ha construido la estación. Ese espacio se desalojó para ejecutar la obra y, mientras tanto, el Ayuntamiento le permitió ubicar ese equipamiento logístico en plena plaza para poder seguir prestando el servicio. Desde la compañía comentaron ayer que ya están «planificando internamente los trabajos» para volver a ocupar el local en un lateral de la nueva estación, aunque eludieron dar una fecha concreta para proceder al traslado.

Reparto de dársenas

Por otro lado, el concejal de Movilidad y Transportes de Siero, Víctor Villa, se reunió recientemente con representantes de las cuatro empresas que operarán en la estación polesa y ya existe un acuerdo para el reparto de las dársenas, según comentan desde el gobierno. Y apuntan que habrá más reuniones cuando la apertura sea inminente. Las empresas beneficiarias de la estación local serán Alsa, Autos Sama, Hortal y Autobuses Mariano.

Otras cuestiones pendientes son la licitación del servicio de cafetería, y que el Consorcio de Transportes instale una máquina expendedora de billetes y un panel informativo con horarios, una de las mayores carencias que había en la antigua estación.

Con 298 metros cuadrados de superficie, la nueva estación polesa dispondrá de un hall, cafetería, sala de espera y aseos. Y en el exterior se ubica un soportal y ocho dársenas, seis de ellas resguardadas por una visera y dos al aire libre. Una de las dársenas externas se encuentra ahora bloqueada por la mencionada estructura portátil de Telecable.

La obra de la estación formó parte de un proyecto arquitectónico más ambicioso, cuya prioridad era dar realce y protagonismo al famoso paraguas invertido, de Ildefonso Sánchez del Río. La Oficina Técnica Municipal, que dirige José Benito Díaz, proyectó una gran plaza pública, de cuatro mil metros cuadrados, y optó por derribar la antigua estación, que ya nadie utilizaba y que suponía una barrera física, para habilitar este equipamiento en la parte inferior de la parcela. La inversión municipal ascendió a 774.946 euros, más otros 201.281 euros que costó rehabilitar el paraguas en 2017.

Ahora quedaría pendiente de resolver el futuro del edificio del actual Centro de Adultos, que ahora desentona por completo con la imagen del conjunto.

Temas

Siero