Un padre acepta cuarenta días de trabajos comunitarios por pegar a su hijo por 50 euros

«Se subió encima de mí, me dio con la cabeza contra el suelo y puñetazos, mientras su pareja no hacía nada», detalla la víctima

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

Un hombre, acusado de agredir a su hijo con el que convivía en Siero, aceptó ayer una condena de cuarenta días de trabajos en beneficio de la comunidad, seis meses de alejamiento y una indemnización de 280 euros tras aceptar los hechos. La Fiscalía consideraba que lo sucedido era constitutivos de un delito de lesiones en el ámbito familiar, por lo que solicitó en origen que se condenara al acusado a setenta días de trabajos en beneficio de la comunidad, un año y un día de prohibición de aproximarse o comunicarse con su vástago, y un año y un día de privación del derecho a la tenencia y porte de armas.

Dada la conformidad del acusado con los hechos que se le imputaban, la vista oral fijada en el juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo no llegó a celebrarse.

Agresión
El 10 de diciembre de 2017, el acusado golpeó a su hijo en su domicilio de Siero tras acusarle de robar 50 euros.
Lesiones
La víctima sufrió lesiones y contusiones en cráneo, costillas, pierna izquierda y ambas manos.
Pena
El acusado deberá prestar servicios comunitarios durante 40 días y pagar una indemnización de 280 euros.

«Me golpeó contra el suelo»

El hijo del acusado, que responde a las iniciales A. L. J. V., señaló ayer que lleva prácticamente «un año» sin ver a su progenitor, porque huyó de la casa «después de los hechos». El joven explicó que el día de la agresión, el 10 de diciembre de 2017, su padre le llamó por teléfono y le acusó de haberle sustraído 50 euros de una hucha. «Yo le dije reiteradamente que no había cogido nada», señaló el joven. Al llegar al domicilio en el que entonces convivían explicó que su padre se mostró agresivo desde el primer momento. «Al abrir la puerta me cogió del pecho, me metió para el salón y me preguntó que dónde estaba el dinero; entonces me tiró al suelo, se subió encima de mí, me dio con la cabeza contra el suelo y puñetazos; mientras tanto, su pareja estaba sin hacer nada», detalló la víctima.

A continuación, el acusado le arrojó una silla y le dio un puñetazo en la zona de las costillas. A. L. J. V. sufrió lesiones consistentes en contusión a nivel de hemicráneo izquierdo, parrilla costal derecha, pierna izquierda y manos, que precisaron de una primera asistencia y que tardó siete días en curar.

Tras refugiarse en su cuarto llamó a su madre, a su pareja y al 112. Finalmente, la Policía se personó en el domicilio. «Mi padre les explicó que la paliza que me había dado había sido porque al entrar le iba a dar una patada», comentó el joven. El acusado ha aceptado abonar al Sespa la cantidad económica que se acredite en ejecución de sentencia por los gastos médicos ocasionados por la agresión a su hijo.

 

Fotos

Vídeos