El perro que atrae «el buen rollo»

Uno de los canes participantes espera su turno a la sombra. / I. RIMADA
Uno de los canes participantes espera su turno a la sombra. / I. RIMADA

El X Monográfico de la Pola de Siero reunió a ochenta mastines españoles y coronó a un leonés

MÓNICA RIVEROPOLA DE SIERO.

La participacióbn fue más allá del optimismo mostrado por la Asociación Nacional del Mastín Español durante la presentación del X Monográfico de la raza y ochenta perros se presentaron ayer al concurso organizado en el Mercado de Ganados de Siero. El único dedicado a esta raza que se celebra en Asturias. Acudieron perros de Zaragoza, Gerona, Murcia, Toledo, Galicia, Cantabria, León y Asturias. Todos ellos compitieron en un evento en el que el nivel «estuvo alto» según la organizadora Marta Bango, que contó con el juez internacional Rafael Escar para evaluar a los canes. Bango afirmó también que los perros asturianos pusieron alto ese listón, ya que «en toda la zona norte son los que más calidad tienen». Precisamente un mastín de origen leonés fue el que se alzó con la victoria absoluta. Su nombre es Hermitaño de la Filtrosa y no es su primera vez, ya es campeón de España Joven y Campeón abosluto de España de la Real Sociedad Canina.

La categorías en concurso fueron muy cachorros (tres a seis meses), en la que solo partiparon hembras, cachorros, jóvenes, intermedia, abierta (adultos a partir de dos años), campeones y veteranos. En cada categoría se repartieron trofeos y pienso especializado, gracias a la colaboración de Arion. Se midió todo en los peludos participantes, la organizadora del concurso explicó que «se busca un todo»: estructura, tamaño, altura, patas, huesos, angulaciones, un tipo de cabeza muy concreto, así como el movimiento, calidad de pelo, color de ojos, buena mordida... En cuanto al carácter de los mastines, Bango destacó la nobleza de la raza, que protege a su familia ante todo peligro.

No sólo la asistencia canina fue de gran agrado para la organización, también las decenas de criadores, aficionados y amantes de la raza que se acercaron al recinto resultaron un éxito de concurrencia. «A la gente le gusta venir y además los perros están muy agusto dentro, porque el mercao mantiene una temperatura agradable», comentó Bango, que quiso destacar una de las características favoritas del Monográfico para los visitantes: «El buen rollo».