«Casi me quedo sin padre y sin perra»

'Maggie' sufre siete heridas de diez centímetros, y le han puesto siete drenajes./E. C.
'Maggie' sufre siete heridas de diez centímetros, y le han puesto siete drenajes. / E. C.

Un perro peligroso desfigura a un vecino de Lugones tras atacar a su mascota | El Ayuntamiento de Siero denuncia al dueño del can, por carecer de licencia y seguro civil, y a la mujer que lo paseaba cuando sucedió el ataque

A. ARCE / M. RIVEROLUGONES.

Ha faltado poco. Jesús Javier Fernández Martínez, vecino de Lugones de 56 años, ha resultado desfigurado por el ataque de un perro de raza potencialmente peligrosa (PPP) cuando tratataba de defender a su mascota de sus mordiscos. El suceso tuvo lugar el martes en el prau de Santa Isabel, sobre las diez y media de la mañana, cuando la víctima daba su paseo matutino a 'Maggie', su perra mestiza de seis años. En ese momento, se cruzó con una mujer acompañada de su hijo pequeño y de dos perros más, uno de ellos, de raza peligrosa y «sin bozal», confirmaron varios testigos. El can, según el testimonio de Daniel Fernández Fernández, hijo de la víctima, atacó a «'Maggie' nada más verla y mi padre se metió en medio para salvarle la vida». «Fue el héroe». Sin embargo, el hombre no consiguió separar a los animales, a los que se unió rápidamente el segundo perro de la mujer, y terminó sufriendo graves heridas en la nariz, boca, cara, manos y brazos. «Tuvo suerte de que no le pillara el cuello. Casi me quedo sin perra y sin padre».

Fue trasladado de inmediato por un familiar al Hospital Universitario Central de Asturias con «el cartílago de la nariz partido y magulladuras por todo el cuerpo», relató el hijo. También enfatizó que los culpables del suceso «no son los animales, sino sus dueños por su irresponsabilidad».

Ahora, y después de dos días en el HUCA y una reconstrucción facial de por medio, el hombre ya está en su casa, sometiéndose a curas diarias para evitar una posible necrosis. «Los médicos dicen que podría perder parte de la nariz», advirtió el hijo, que lleva desde el martes sin acudir al trabajo para cuidar de él y de su mascota. «Mi padre no dice nada, llora, está traumatizado», describió.

Por su parte, 'Maggie' también quedó gravemente herida. «Tiene siete drenajes y siete heridas de más de diez centímetros cada una, aún no sé si va a salir de esta», manifestó el hijo, que ya vivió una larga rehabilitación junto a su mascota, operada de una hernia hace un año. «Casi se me queda paralítica y después de esto le está fallando una pata», lamentó.

Más información

Una llamada

En ese sentido, y en declaraciones a este diario, el hijo del afectado también señaló que el marido de la mujer cuyo perro «atacó a mi padre» se puso en contacto con la familia el mismo día del suceso para «tratar de convencernos de que no interpusiésemos demanda», afirmando «que él correría con todos los gastos médicos y de veterinario».

«Dicen que se le rompió una anilla del bozal, yo no me lo creo y además tengo testigos». Aseguró, por el contrario, que los dueños del can «sabían que era malo», ya que le habían comentado que incluso habían valorado sacrificarlo.

Fue la mujer de la víctima quien acudió a las dependencias de la Policía Nacional para interponer la denuncia correspondiente contra la propietaria de los perros el mismo martes. Lo hizo, portando la fotografía de la mujer, de 29 años y residente en las proximidades del prau de Santa Isabel, que no tardó en ser localizada. Rechazó hacer declaraciones a este periódico.

El Ayuntamiento de Siero ya ha tramitado la denuncia contra el dueño del perro calificado como potencialmente peligroso. Concretamente por no poseer la licencia pertinente y tampoco el seguro civil reglamentario. También denunció a la mujer que en el momento del ataque paseaba al can, de nuevo por la falta de licencia del animal y por no llevar bozal.

Desde principios de año, el Consistorio sierense ha tramitado once denuncias hacia perros potencialmente peligrosos por carecer de licencia, siete por salir a la calle sin bozal y dos por encontrarse deambulando sin dueño.