La Pola estrenará la mayor plaza pública cubierta de Asturias tras el Carmín

Vista aérea de la nueva plaza pública en torno al paraguas proyectado por Ildefonso Sánchez del Río y de la nueva estación de autobuses en la margen derecha. / FOTOS: P. NOSTI
Vista aérea de la nueva plaza pública en torno al paraguas proyectado por Ildefonso Sánchez del Río y de la nueva estación de autobuses en la margen derecha. / FOTOS: P. NOSTI

La obra para realzar el paraguas de Sánchez del Río y la nueva estación de autobuses ya ha finalizado y abrirá tras instalar unos bolardos

JOSÉ CEZÓNPOLA DE SIERO.

Pola de Siero disfrutará tras el Carmín de la nueva estación de autobuses y de la plaza pública cubierta más grande de Asturias, cuya configuración pretende realzar el insigne paraguas invertido, que proyectó en el siglo pasado el ingeniero Ildefonso Sánchez del Río. La inversión municipal ascendió a 774.946 euros, a lo que habría que añadir los 201.281 euros que costó la rehabilitación del propio paraguas en 2017.

De unos cuatro mil metros cuadrados, la nueva plaza polesa tendrá 1.250 a cubierto, que es la superficie total de la lámina del paraguas y que equivale casi a un día de bueyes. La coincidencia con esa unidad de medida del ámbito rural fue buscada con intención por Sánchez del Río, ya que el paraguas -terminado en 1973- estaba proyectado para el antiguo mercado de ganado.

La intervención urbanística en la zona se completó con el derribo del edificio de la anterior estación de autobuses, que casi nadie utilizaba, y la construcción de una nueva en la parte inferior de la parcela. De 298 metros cuadrados, dispone de un hall, cafetería, una sala de espera y aseos. Y en el exterior hay un soportal y ocho dársenas, seis de ellas cubiertas.

El alcalde de Siero, Ángel García, visitó ayer las obras finalizadas, junto a la concejala de Urbanismo, Susana Madera, y del edil de Transportes, Víctor Villa, además de los arquitectos municipales José Benito Díaz y María José Fernández, y de otros técnicos. «La obra no solo realza el paraguas, que es una joya que teníamos oculta y un poco abandonada, sino que se gana un espacio para el disfrute de los vecinos», subrayó el regidor. Y comentó que la apertura al público está pendiente de colocar unos bolardos en el perímetro de la plaza y que esperarán a que finalicen las fiestas.

Sobre la nueva estación, el regidor comentó que es «más reducida, moderna y funcional, y creemos que va a dar un buen servicio». Su apertura está supeditada a la licitación de la cafetería y a que el Consorcio de Transportes instale una máquina expendedora de billetes y algún panel informativo. El concejal Villa se reunirá la próxima semana con las empresas operadoras e intentará poner en funcionamiento las dársenas antes de adjudicar la cafetería. También se prevé instalar bancos en el exterior de la estación y en la plaza pública. El alcalde avanzó que habrá que estudiar el futuro del edificio del Centro de Adultos, «que ahora parece que rompe un poco con el espacio», dijo.

Un premio a la restauración

El arquitecto José Benito Díaz calificó el paraguas como «una obra emblemática, que no hay otra similar en el mundo» y elogió también su rehabilitación integral dirigida por el arquitecto Robert Brufau y el ingeniero Antonio Aguado de Cea, que recibió hace poco un premio en Cataluña de la Asociación de Consultores de Estructuras. «Fue un gran éxito recuperar esa superestructura para la Pola y puede atraer turismo como cualquier catedral gótica», dijo. Díaz explicó que la superficie de la nueva plaza muestra «los gajos octogonales que proyectarían los nervios del paraguas en el suelo».

Temas

Siero