La Pola pasa revista a sus ojos

El doctor Andrés Fernández-Vega realiza una prueba a una vecina. /
El doctor Andrés Fernández-Vega realiza una prueba a una vecina.

«Es una enfermedad silenciosa y que no da síntomas hasta que el daño en el campo visual es ya muy avanzado», explica el doctor La Fundación Fernández-Vega realiza pruebas gratuitas de detección del glaucoma

MARCOS GUTIÉRREZ LA POLA.

Si, como dicen, los ojos son el espejo del alma, ayer muchos vecinos de la Pola decidieron darle una buena limpieza al cristal con el que miran el mundo que les rodea. Con motivo del Día Mundial del Glaucoma y con el fin de concienciar a la sociedad sobre la importancia de un diagnóstico precoz de la enfermedad, la Fundación Fernández-Vega instaló una carpa en la plaza del Ayuntamiento para controlar la tensión ocular. El doctor Andrés Fernández-Vega Cueto-Felgueroso destacó que «el glaucoma es una enfermedad que va afectando al nervio óptico poco a poco». Lo más peligroso es que se trata de una dolencia «silenciosa y que no da síntomas hasta que el daño en el campo visual es ya muy avanzado».

En este sentido, la mejor arma con la que se cuenta en la actualidad es la prevención, sobre todo mediante «revisiones periódicas para que la tensión en el ojo sea la adecuada». Ser de ascendencia africana o asiática, la edad avanzada, el consumo de ansiolíticos o antidepresivos, el aumento de la presión ocular, miopía alta o el uso de esteroides son algunos de los factores de riesgo.

También debemos estar alerta «si tenemos antecedentes familiares. Ahí las revisiones son más importantes», ya que el glaucoma tiene «una gran base genética». En esta línea, el perfil del afectado por la enfermedad es muy variado. «Tenemos glaucomas en gente joven, a partir de cuarenta años, de personas que se les desarrolla a edades más avanzadas...», explicó el doctor Fernández-Vega, que subrayó que en España la prevalencia es del 3%, «con más de un millón de personas» y hasta un 50% de los afectados «que pueden no saberlo».

Roberto García fue uno de los vecinos de la Pola que ayer pasó revista a sus ojos. «Padezco uveítis crónica y venía más que nada para ver cómo ando de mi enfermedad». Resaltó que «en estas cosas prevenir es fundamental. Yo trabajo todo el día con ordenadores, ocho horas delante de la pantalla, y la vista hay que cuidarla». Ángela González también se animó a hacer las pruebas: «Ojos solo tengo estos dos y hay que mimarlos», bromeó.