La Policía Local de Llanera aprende a utilizar el spray autodefensivo

Joaquín Muñiz durante el curso sobre el manejo del spray de defensa personal. /  E.C.
Joaquín Muñiz durante el curso sobre el manejo del spray de defensa personal. / E.C.

Un experto en seguridad forma a los agentes para que sepan cómo manejar el aerosol, con el que pueden incapacitar a un presunto agresor

MÓNICA RIVERO LLANERA.

La plantilla de la Policía Local al completo, y el concejal de seguridad, Alberto Fernández, participaron el pasado sábado, en un curso sobre la utilidad, uso y manejo del spray de defensa personal, que recientemente ha sido incorporado como dotación de los agentes del municipio. «Desde el equipo de gobierno municipal somos conscientes de que la actividad profesional de la Policía Local requiere un alto grado de preparación y formación para su correcto desarrollo, de ahí la realización de este curso», señaló el concejal del área.

La sesión estuvo impartida en el polideportivo municipal de Posada por el maestro Joaquín Muñiz González, director y jefe de Seguridad y docente en defensa personal para la seguridad privada y Séptimo Dan en Tai-Jitsu.

El concejal de seguridad respalda la elección del spray y su uso por parte de las fuerzas de seguridad «por su eficacia en la protección de los propios agentes y la de la ciudadanía, además de tratarse de un arma no letal y no lesivo».

El curso para la incorporación de este nuevo arma en el repertorio policial se basó en tres grandes áreas fundamentales: el conocimiento del proceso de funcionamiento de su principio activo, las habilidades necesarias para su manejo, y las actitudes y precauciones a tener en cuenta en su manejo, así como la forma de actuar una vez utilizado.

Este tipo de aerosoles pueden incapacitar a un agresor durante quince o veinte minutos y entre sus efectos se encuentran la irritación inmediata de los ojos, de la piel y mucosas, lagrimeo y fotofobia, una fuerte sensación de escozor de la piel, ojos y boca, irritación pulmonar e intestinal al ser inhalado, cierre involuntario de los ojos, tos, náuseas y depresión del sistema nervioso central.

Alberto Fernández recordó la necesidad de realizar periódicamente este tipo de cursos tanto para la formación en el uso de los nuevos medios como «a modo de reciclaje» para garantizar la eficaca del protocolo de actuación. «Los recursos tienen que venir acompañados de formación adaptada, de lo contrario son inútiles», recordó.

La última parte de la sesión se dedicó al repaso de algunos supuestos prácticos sobre técnicas para la detención, reducción para la autodefensa, engrilletamientos... y también a resolver algunas dudas y situaciones planteadas por los propios agentes.