Promesas y devoción por el Ecce-Homo

Centenares personas acudieron a la procesión del Ecce-Homo por las calles de Noreña. / FOTOS: PABLO NOSTI
Centenares personas acudieron a la procesión del Ecce-Homo por las calles de Noreña. / FOTOS: PABLO NOSTI

La «solemne» y multitudinaria procesión recorre las calles de Noreña | La villa condal celebra el tradicional regreso de Jesús Nazareno a la capilla de la Soledad, arropado incluso por fieles descalzos

JUAN VEGANOREÑA.

La villa condal celebró ayer el multitudinario acto central de las fiestas del Ecce-Homo con la tradicional subida de la imagen de Jesús Nazareno desde la iglesia parroquial de Santa María hasta la capilla de la Soledad, situada en la parte alta de la localidad. A pesar de las previsiones de tormenta que amenazaban, el tiempo fue respetuoso con los noreñenses que pudieron recorrer, en aproximadamente una hora, la denominada 'milla santa' en la que reinó la devoción.

Joaquina Colunga, vecina de Noreña, encabezó la procesión, que recorrió descalza para cumplir una promesa. «Una de mis mejores amigas iba a pasar por una operación complicada y yo le dije que vendía descalza si salía bien y si el tiempo lo permitía, porque hacerlo con lluvia sería contraproducente». Al final, salió bien. «Estoy muy emocionada», concluyó mientras volvía a rezar el Vía Crucis.

Durante el recorrido centenares de fieles se apostaron en los balcones de los edificos y en las terrazas de los bares para no perderse el paso. María de la Vega viaja cada año desde León para ver la procesión que vio nacer a su madre hace muchos años: «Es una de las más solemnes y multitudinarias del norte de España, no es normal encontrar tantas personas», aseguró.

Descarga y música

Durante su marcha a la capilla de la soledad, el Cristo volvió a realizar sus dos paradas de rigor: la primera a la altura de la calle de la Iglesia con Silvestre Rionda, donde se realizó una potente descarga de pólvora que retumbó en toda la localidad. Seguidamente, el pasacalles se detuvo a la altura del Quiosco de la Música, donde la Banda de la Música de Noreña interpretó el Himno de España ante un silencio sepulcral.

Además de por sus fieles, a la imagen también fue acompañada por la alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, y varios ediles del municipio. En representación del concejo de Sariego acudió Nacho Fernández, y por parte de la Corporación sierense se acercaron los concejales Aurora Cienfuegos y Ana Nosti.

Las fiestas continúan hoy en la villa condal. A las diez y media de la mañana tendrá lugar una diana floreada y una alborada de morteros. Una hora y media después se celebra una eucaristía por los fallecidos durante el año, y a las dos y media de la tarde, en el Parque de los Riegos, se repartirá el bollu y se realizará la tradicional comida campestre.

Temas

Noreña