Los quince magníficos del MIT

Los alumnos participantes en el programa de emprendimiento del MIT. /  IMANOL RIMADA
Los alumnos participantes en el programa de emprendimiento del MIT. / IMANOL RIMADA

Una red social para poner en contacto a ONG's y voluntarios y un llavero para guardar bolsas de la compra fueron algunas de las ideas presentadas Alumnos del colegio Los Robles destacan en un programa de este centro de EE UU

MARCOS GUTIÉRREZ PRUVIA.

Quince alumnos asturianos del colegio bilingüe Los Robles, en Pruvia, representaron a España a nivel europeo en un programa de emprendimiento del MIT. Viajaron el pasado fin de semana a Bruselas para participar en la fase europea del proyecto 'Launch X', que lidera el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) con sede en Boston. La iniciativa trata de fomentar el emprendimiento dirigido a escuelas preuniversitarias de todo el mundo.

EL PROGRAMA

unidades de su llavero ya han conseguido vender los alumnos de uno de los grupos a una gran superficie comercial asturiana
Estas iniciativas empresariales auspiciadas por el centro se basan en la metodología del aprendizaje basado en proyectos.

Los alumnos trabajaron su idea de negocio durante el curso con la ayuda de sus profesores y, desde Boston, con un consultor del prestigioso instituto de tecnología MIT. Los jóvenes aprovecharon para visitar el Parlamento Europeo, además de Brujas, Gante y el centro histórico de la capital belga. Esta selección se encuadra en el programa de emprendimiento del colegio bilingüe Los Robles, en el que los alumnos se benefician de esta formación mediante la metodología del aprendizaje basado en proyectos. Jaime Vidau es uno de los jóvenes que defendió su proyecto en Bélgica. Comenta que «el primer día tuvimos una presentación para conocer a los demás equipos y organizadores y a la mañana siguiente ya tuvimos una ronda de presentaciones en las que mostramos nuestra idea. En realidad íbamos con cinco proyectos distintos».

Otro de sus compañeros, Gonzalo Fernández, apunta que su proyecto se basa «en una red social que juntase a los voluntarios y a las ONG's para que estas organizaciones supieran las actividades que ofrecían y los voluntarios pudiesen apuntarse a través de esta plataforma». Jaime Vidau resalta que, en su caso, la iniciativa que mostraron ante el gran público fue «un llavero en el que puedes guardar una bolsa de la compra para, así, reducir el consumo de plástico». Su equipo ya iba, en este sentido, con un importante terreno caminado. No en vano ya han conseguido vender 2.500 unidades a una gran superficie comercial asturiana.

Los estudiantes tuvieron que desarrollar una presentación en inglés de cinco minutos, tras la cual vinieron cinco minutos de preguntas «muy duras» por parte de los evaluadores. «Ellos buscaban hacerte ver cuál era la viabilidad del proyecto, si era rentable, si se había estudiado al cliente», comenta este joven. Gonzalo Fernández cree que la experiencia les ha proporcionado «un poco más de realismo a la hora de hacer un plan de negocio más completo y que no sea solo una idea vaga».

Sus ideas tuvieron una gran acogida entre los evaluadores. En esta línea, el proyecto del llavero-receptáculo se llevó una mención en la categoría de logística de empresa.