«La raza parda se encuentra en un momento de auge»

Reses participantes en el concurso de Nava. /  IMANOL RIMADA
Reses participantes en el concurso de Nava. / IMANOL RIMADA

150 reses de veintidós ganaderías participan en la primera edición de esta competición celebrada en los terrenos de Grandiella, en Nava

JUAN VEGA OVIEDO.

Las mejores ganaderías de la Federación Española de Raza Parda de Montaña se enfrentaron ayer en la primera edición del concurso celebrado durante todo el fin de semana en los terrenos del antiguo campo de fútbol de Grandiella, en Nava. 150 reses procedentes de veintidós ganaderías - ocho de ellas del concejo anfitrión- de toda la geografía asturiana se batieron por obtener los galardones en las siguientes categorías: machos, hembras sin descendencia, vacas en lactación y vacas secas -con el periodo de lactancia superado-. Además, se repartieron los siguientes premios en categorías individuales y grupales: el toro campeón, la vaca campeona, la novilla campeona, mejor lote de establo, lote de establo con toro, tres descendientes de un mismo semental y tres descendientes de la misma vaca.

Carlos Manjón y Santiago Manjón, el presidente de la asociación Raza Parda de la Montaña y el secretario de la Federación Española, fueron los jueces encargados de calificar todas las reses. Una tarea que les llevó más de ocho horas. Manjón aseguró que esta raza ha sufrido un despunte en los últimos año: «La gente conoce cada vez más esta raza que sin duda alguna se encuentra en un momento de auge», matizó.

Todas las ganaderías fueron obsequiadas con un cencerro bañado en bronce, además de las copas y diplomas que se repartieron para los ganadores y participantes del concurso. Como broche final los animales que resultaron vencedores de la competición posaron junto a sus ganaderos en una foto que muchos esperan «repetir el año que viene».

La celebración del evento supuso un coste de 5.000 euros para el Ayuntamiento naveto. Su alcalde, Juan Cañal Canteli, quiso recordar que la organización de este tipo de competiciones -dos en un periodo de dos semanas- se traduce en «una apuesta decidida» de la administración durante estos últimos cuatro años, por la ganadería en el concejo.