El reinicio de las obras de Bobes «dará viabilidad de Sogepsa», dice Fano

Juan Fernández Pereiro muestra la infografía del proyecto en presencia del consejero, el alcalde de Siero, el presidente de la CAC-Asprocon y varios miembros de la agrupación socialista. /  I. RIMADA
Juan Fernández Pereiro muestra la infografía del proyecto en presencia del consejero, el alcalde de Siero, el presidente de la CAC-Asprocon y varios miembros de la agrupación socialista. / I. RIMADA

La actuación, valorada en siete millones de euros, arrancará «de forma inminente» y permitirá dar un «impulso definitivo» al polígono

MÓNICA RIVERO BOBES.

El reinicio «inminente» de las obras de urbanización del polígono de Bobes, visitado ayer por autoridades políticas regionales y locales, supone «un paso de gigante» para dar viabilidad al futuro de Sogepsa al tratarse de un proyecto «clave» para la sociedad mixta. Así lo indicó el nuevo consejero de Infraestructuras, Benigno Fernández Fano, un día después de ser designado como titular del departamento en sustitución de Fernando Lastra.

Pese a tratarse de una «pequeña obra», paralizada hace ya cinco años, constituye una actuación estratégica para reactivar un polígono industrial «a medio desarrollar» que necesitaba «un impulso definitivo» a cuya finalización será posible el asentamiento «inmediato» de las empresas interesadas en sus parcelas.

El consejo de administración de Sogepsa adjudicó el pasado 3 de mayo las obras de urbanización de la primera fase del polígono de Bobes, en Siero, a la Unión Temporal del Empresas (UTE) Merybal Construcciones y Contratas por siete millones de euros.

Sogepsa, que arrastra una deuda de más de 150 millones de euros, se había comprometido con las empresas que formaban la UTE a la que se adjudicaron en 2009 las obras del inacabado polígono, y que obtuvieron una sentencia favorable de los tribunales, a pagarles 6,3 millones de euros antes del primer trimestre de 2019.

Tras el acuerdo con la anterior UTE se procedió a adjudicar las obras de urbanización para una superficie bruta de 500.000 metros cuadrados, una vez que resultó aplicable la subvención del Idepa por importe de 16 millones de euros para reequilibrar la operación. El pliego de licitación establecía que las obras se deberán ejecutar en un plazo de doce meses para finalizar todas las infraestructuras de los accesos, incluidas las conexiones exteriores de los servicios, y la dotación necesaria para conseguir la total funcionalidad de dicha fase.

Esta fase corresponde a una superficie bruta de 500.000 metros cuadrados, la mitad de todo el proyecto del parque empresarial, para pequeña, mediana y gran industria y ocupará la parte central del polígono que, una vez urbanizada, dispondrá de los enlaces previstos con la autovía y con las carreteras que circundan el área.

Con este objetivo se constituyó la sociedad Sogesproa, que comercializará los suelos industriales y residenciales de Sogepsa y Liberbank que ambas entidades no han podido comercializar tras la crisis económica, incluidos los del futuro polígono de Bobes.

El consejero destacó que hay «expectativas de adquisición de terreno por parte de empresas que se quieren instalar» al ser el polígono más grande de Siero. El alcalde del municipio, José Ángel García, agradeció el reinicio de los trabajos tras lograr una solución «aunque hay gente que no quería que el proyecto saliera adelante».