La revisión del PGOU de Siero avanza con el envío de las sugerencias al Principado

Dos personas consultando unos paneles durante la primera información pública del PGOU. / IMANOL RIMADA
Dos personas consultando unos paneles durante la primera información pública del PGOU. / IMANOL RIMADA

Superado este trámite técnico, el equipo redactor del plan tendrá nueve meses para presentar el documento de aprobación inicial

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

La revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Siero (PGOU) no se verá interrumpida por el período electoral y el Ayuntamiento prosigue adelante con su tramitación. El siguiente paso consistirá en enviar al Departamento de Evaluación Ambiental del Principado el informe que hizo el equipo redactor sobre las 255 sugerencias que formularon vecinos y colectivos durante la primera información pública.

La concejala de Urbanismo, Noelia Macías, firmó ayer el envío del citado informe a ese órgano medioambiental autonómico, que a su vez deberá trasladarlo a los diferentes organismos sectoriales. La edil avanzó que en las sugerencias «no existen alteraciones sustanciales que puedan incidir sobre el documento».

Este departamento dispone de un plazo legal de tres meses para responder, aunque podría dilatarse algo más, precisamente, por esa remisión a los diferentes órganos sectoriales. El jefe de la Oficina de Gestión Urbanística, Manuel Is, destacó ayer que este trámite «es una cuestión técnica y no tiene incidencia política», por lo que es un momento óptimo para tramitarlo y no paralizar el proceso.

Ese órgano del Principado deberá remitir al Ayuntamiento el denominado documento de alcance del estudio ambiental estratégico, que a su vez se trasladará al equipo redactor del PGOU para que lo tenga en cuenta para sus siguientes actuaciones. Y partir de ahí, los redactores tendrán un plazo de nueve meses para presentar un documento de aprobación inicial.

Por otro lado, la nueva corporación municipal de Siero, que tomará posesión el 15 de junio, deberá también valorar el informe de sugerencias del equipo redactor, que se presentó en abril.

Según apuntó Manuel Is, de las 255 sugerencias que se presentaron a la primera información pública, casi el 50% eran de particulares para interesarse por cuestiones personales. Y aunque ya se había advertido en reiteradas ocasiones de que esos asuntos privados no se correspondían con esa fase, el equipo redactor las recopiló igualmente y dará una respuesta en el documento de aprobación inicial.

Hubo un segundo bloque de sugerencias «de marcado carácter político y de asociaciones de vecinos, pero que no ofrecen ningún problema para iniciar el trámite ambiental y que tampoco afectan al marco general», comentó.

Y el tercer bloque de sugerencias procedía de los profesionales: desde empresas hasta la patronal de la construcción. Y ahí las consultas eran variadas, aunque con predominio en los intentos de lograr más flexibilidad en las condiciones y los aprovechamientos urbanísticos.

La concejala Macías reiteró que la revisión del PGOU era «una de las prioridades del equipo de gobierno para este mandato, porque necesitábamos adaptarlo a la realidad económica y social de Siero». Y subrayó «la transparencia y participación» que se ofreció en todo el proceso.