Roban 500 euros de una tragaperras tras reventar la luna de un bar en Lugones

Los clientes del Bar Covadonga al lado del crital roto. / IMANOL RIMADA
Los clientes del Bar Covadonga al lado del crital roto. / IMANOL RIMADA

Gracias a las cámaras de la zona, las fuerzas de seguridad detienen a los sospechosos del que es el segundo asalto en una semana

M. RIVEROLUGONES.

Dos robos en sendos bares en seis días en Lugones. El último sucedió en la madrugada de ayer, sobre las dos y media, cuando la alarma del Bar Covadonga alertó a la Policía. El otro tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo en el Plan B, una cafetería también de la zona de Santa Isabel. En ambos negocios, los autores reventaron las lunas para acceder al interior y forzar las máquinas tragaperras para llevarse su recaudación.

Según informó ayer el alcalde, Ángel García, con ayuda de las imágenes de las cámaras instaladas en la localidad las fuerzas de seguridad identificaron a un vehículo saliendo por la Avenida de Viella. «Gracias a estas imágenes se ha procedido a detener a los sospechosos», anunció el regidor.

Luis Pereira, hermano del propietario del Bar Covadonga, se llevó un gran susto ayer al recibir una llamada de la comisaría que le alertaba de que habían entrado en el local de su familia, donde también trabaja. Según apuntó, los tres asaltantes utilizaron una maza para romper una de las lunas y posteriormente «abrasaron la tragaperras a mazazos» hasta conseguir llevarse el dinero de su interior. Supuestamente, huyeron en un Ford Focus blanco con unos quinientos euros. El susto para Pereira fue tal que en menos de veinte minutos desde el aviso ya estaba en el bar: «Me acosté a las doce y a las dos y media sonó el teléfono, he dormido fatal», se lamentó.

El dueño del Plan B, Nacho Pérez, fue la primera víctima de la semana. El modus operandi fue similar: de madrugada, alrededor de las cinco y media, un coche se estrelló contra el bar. Un alunizaje que permitió el acceso a los ladrones. El objetivo fue también la tragaperras, aunque Pérez desconoce la cuantía exacta arrebatada, calculó unos doscientos euros de botín. El vehículo empotrado había sido robado y en esta ocasión, la máquina fue golpeada con una tapa de alcantarilla. Toda la operación fue grabada por las cámaras de seguridad. Menos de un minuto duró robo. La Policía Nacional continúa con la investigación.

Las gruesas cristaleras del local que antaño fuera una caja de ahorros pudo haber costado miles de euros a Pérez, que se mostró aliviado de que estuviese cubierto por el seguro.

Llanera

No es la primera vez que el concejo vive un brote de criminalidad. «Ha pasado más veces, actúan por zonas», recordó Pereira resignado. Esta misma mañana la Guardia Civil detuvo por una requisitoria judicial, según pudo saber este periódico, a un hombre en Llanera que podría estar relacionado con el caso.

Precisamente en Lugo de Llanera el jueves 26 de septiembre intentaron robar a las cuatro de la mañana siguiendo el mismo procedimiento. Rompieron la cristalera del local, pero el ruido alertó a los vecinos, que increparon a los ladrones y se vieron obligados a escapar apresuradamente en su vehículo.