«Ya no sabemos qué nos queda para poder ir con los perros»

Zona de El Cuetu en la que un perro fue envenenado hace días. /  I. R.
Zona de El Cuetu en la que un perro fue envenenado hace días. / I. R.

Asociaciones y vecinos de Lugones denuncian la aparición regular de comida envenenada y con clavos

MARCOS GUTIÉRREZ

Se trata de episodios recurrentes, intensificados en las últimas semanas. Vecinos y asociaciones de Lugones denuncian la aparición de carne envenenada, con clavos y alimentos en muy mal estado en diferentes calles y barrios de Lugones. El último caso se produjo la semana pasada, cuando un perro murió tras haber ingerido veneno en la zona de El Cuetu.

Alba Granda, del centro canino y Comercial Veterinaria Jupesma, explica que son conocedores de «algunos casos. Hay gente que nos ha dicho que se ha encontrado comida con veneno». Asimismo, alerta de la presencia de comida en muy mal estado como «sardinas y pescado podrido en el parque de La Manzana».

El Cuetu, la avenida de Viella o los bloques sindicales son algunos de los puntos negros en los que vecinos, asociaciones y propietarios están encontrando más alimentos envenenados y en mal estado. Piedad Ramos, del colectivo lugonense Concentradogs, comenta que la semana pasada «íbamos paseando con nuestro perro y nos dijeron que un chaval que iba con un pastor alemán se lo tuvo que llevar envenenado en la zona de El Cuetu». «Es otra zona en la que tienes miedo ya de ir y ya no sabemos qué nos queda para ir con los perros. Junto a la bolera se encontró también veneno y en la avenida de Gijón carne con clavos», añade.

Esta adiestradora canina explica que el pasaje del parque y el área circundante al barrio de El Carbayu son otros de los lugares en los que aparece alimento putrefacto y «carne con pinchos». Considera que «es necesario que si la ciudadanía ve algo lo denuncie. Hay que extremar el cuidado y hacer a la gente consciente de que si ve a alguien poniendo veneno puede avisar». Zania Tenas, fundadora de la asociación lugonense Callejerinos de defensa de los gatos callejeros, comenta que en una de las colonias que controlan en la zona de la bolera, muy cerca de El Cuetu, «hace poco aparecieron dos gatas muertas». Cree que en Lugones «algo está pasando, eso seguro». Beatriz Donsión, también colaboradora de Callejerinos, destaca que «en cuestión de un mes nos han aparecido tres gatos muertos y nos parece muy raro que pase tan seguido y en zonas muy parecidas», recalca. Explica que el mes pasado tuvo que llevar a su perro al veterinario «con espasmos después de comer algo durante uno de nuestros paseos».

 

Fotos

Vídeos