«Voy a sacrificar a todos los perros, no quiero más cargos de conciencia»

Tres de los perros propiedad de Guillermo Muñiz, ayer en el exterior de la vivienda de Arniella, en la parroquia de Anes. / PABLO NOSTI
Tres de los perros propiedad de Guillermo Muñiz, ayer en el exterior de la vivienda de Arniella, en la parroquia de Anes. / PABLO NOSTI

El propietario de los animales que atacaron al vecino de Anes fallecido el pasado día 10 comunica al Principado su decisión

J. C. D. ARNIELLA (SIERO).

El propietario de los seis perros que el pasado 10 de julio atacaron al octogenario Evangelista Canto en una vivienda de Arniella (Siero) y le provocaron la muerte ha tomado la decisión de sacrificarlos. Así se lo comunicó ayer Guillermo Muñiz a los veterinarios de la Consejería de Medio Rural, que acudieron a este domicilio de la parroquia de San Martín de Anes, tras finalizar el período de aislamiento que se estableció de veinte días.

Fuentes de la consejería explicaron ayer que el dueño de los perros tenía la opción de sacrificar a los animales de forma voluntaria, o bien proceder a su registro e identificación. Al final, Muñiz ha optado por el sacrificio y para ello dispone de un plazo de ocho días para materializarlo. «Los voy a sacrificar a todos, porque no quiero tener más cargos de conciencia», comentó Muñiz a este diario desde su vivienda.

El dueño deberá ahora recurrir a un veterinario particular para proceder al sacrificio, mientras que desde la consejería velarán por el cumplimiento de su compromiso, probablemente, con la presencia de un veterinario de la administración para certificarlo.

Desde la consejería recalcaron que el Principado no está autorizado para obligar a ningún propietario a sacrificar a sus animales, ni siquiera en una situación tan extrema como la ocurrida en Arniella, ya que esa atribución le correspondería en tal caso a un juez. Y añadieron que el cometido de los veterinarios autonómicos es garantizar el bienestar animal o que los perros estén debidamente identificados.

De haber optado por mantener con vida a sus seis mascotas, el propietario tendría que tramitar la colocación de un chip -del que carecen cinco de los seis cánidos-, y debería determinarse también si los perros podrían calificarse como potencialmente peligrosos, algo más que probable teniendo en cuenta estos antecedentes. También estaría obligado a tenerlos atados y con bozal. Uno de los argumentos esgrimidos por el propietario para deshacerse de los animales es la falta de recursos económicos para poder regularizarlos.

Podrían volver a atacar

Expertos consultados comentaban ayer que cuando un perro protagoniza un ataque de este tipo contra una persona, nadie puede garantizar que no se pueda volver a repetir en el futuro, lo que ya entraña un peligro latente. A ello se le añade el hecho de que seis perros conviviendo juntos en una vivienda se comportan como una manada.

El ataque de los perros a Evangelista Canto, vecino de Anes de 87 años, se produjo al mediodía del martes 10 de julio. El octogenario había salido a dar un paseo y decidió abrir la puerta exterior de la finca de Guillermo Muñiz para ir a saludarle. Fue cuando, por causas que se desconocen, los perros se abalanzaron contra él. El hombre sufrió numerosas heridas, principalmente en los brazos. El dueño estaba en ese momento en la cama, y cuando salió al exterior, se encontró a su amigo tirado en el suelo, pero aún consciente. Muñiz salió a pedir auxilio y la víctima fue trasladada al centro de salud de Noreña y después al HUCA, donde ingresó en estado crítico. Fue intervenido de urgencia ante la gravedad de las mordeduras, pero falleció unas horas después.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos