Las sanciones por incumplir las normas de urbanismo en Siero suben un 17% en un año

El área de Medio Ambiente y Disciplina Urbanística municipal gestionó a lo largo del pasado año 75 expedientes de ruina

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

El área de Medio Ambiente y Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de Siero tramitó durante el pasado año 912 expedientes. La cifra representa, en palabras del alcalde, Ángel García, un «aumento muy significativo» frente a los 580 del ejercicio precedente. En este sentido, las sanciones por incumplimiento de la normativa aumentaron un 17% el pasado año.

El primer edil sierense destacó que el trabajo de este servicio del Ayuntamiento es «sumamente importante», pese a que el ciudadano no siempre es consciente de su volumen de trabajo. En el área de disciplina urbanística y medio ambiente se abrieron 127 expedientes sancionadores. Del mismo modo, las ejecuciones subsidiarias se dispararon hasta las 314 cuando en 2017 fueron 33. Estefanía García del Blanco, técnica municipal de Disciplina Urbanística y Medio Ambiente, destacó que durante el pasado ejercicio este departamento «trabajó especialmente en órdenes de ejecución y se hizo un padrón con todas las fincas, por parroquias, de manera que el Ayuntamiento va periódicamente comprobando que se cumple con los deberes de conservación».

En los últimos años se está percibiendo el efecto que la crisis económica está teniendo en determinado tipo de expedientes. «Están creciendo muchísimo los expedientes de ruina, que tienen una problemática parecida a las órdenes de ejecución». Noelia Macías, concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Siero, explicó que en los casos de ejecuciones subsidiarias y de ruina «se trata de inmuebles que son muy antiguos, en los que es muy difícil controlar quiénes son los propietarios y poder acceder a ellos, lo que hace que el proceso se alargue en el tiempo». El pasado ejercicio en el Ayuntamiento de Siero hubo 75 expedientes de ruina en tramitación (13 de ellos abiertos en el mismo ejercicio), cifra idéntica a la que se registró en 2017. En ambas áreas del servicio, a cierre del ejercicio había 757 denuncias en tramitación, 59 más que un año antes. Macías insistió en la importancia que tiene el control de la administración local a la hora de garantizar que los ciudadanos conozcan y cumplan la normativa en materia de protección del medio ambiente y urbanismo. «Tenemos que hacer una labor importante de concienciación en la ciudadanía para que Siero sea un municipio eficiente desde el punto de vista medioambiental», apuntó.

Control

En este sentido destacó el «control que se hace desde la sección del deber de conservación de los vecinos y los propietarios sobre sus fincas». En esta línea, el alcalde de Siero puso de manifiesto que «un tema que está generando muchos problemas últimamente son las parcelas que los propietarios no conservan correctamente». Explicó que ese deficiente cuidado de los terrenos «a las fincas colindantes les puede perjudicar, no es meramente una cuestión estética».

Ángel García hizo hincapié en que la actividad de este servicio del Ayuntamiento de Siero no busca «penalizar al que cumple, sino exigir al que no lo hace», pese a que de cara a la opinión pública y «políticamente no resulte muy rentable». «Puede parecer que se trata de actuaciones por un afán recaudatorio y de penalizar, pero ojalá que no tuviésemos que abrir ningún expediente», resaltó.