Siero concede la licencia para reformar la chimenea de El Bayu y tirar la nave

La chimenea de El Bayu con los restos del edificio de la antigua licorera, en la senda peatonal del río Nora. /  IMANOL RIMADA
La chimenea de El Bayu con los restos del edificio de la antigua licorera, en la senda peatonal del río Nora. / IMANOL RIMADA

La ejecución de ambas obras está condicionada a que se cumplan unas prescripciones de Patrimonio, que plantea recuperar el edificio

J. C. D. POLA DE SIERO.

La junta de gobierno de Siero aprobó ayer la concesión a la empresa EDP de la licencia de obra para rehabilitar la chimenea de El Bayu y también para derribar la nave anexa de la antigua licorera. Sin embargo, ambas actuaciones están condicionadas al cumplimiento de una serie de prescripciones, que el Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias remitió al Ayuntamiento de Siero con fecha 11 de octubre.

La prescripción más llamativa, que ha molestado mucho tanto al equipo de gobierno como a los técnicos municipales, es la de valorar la recuperación de los restos materiales del edificio de la licorera. Y como primer paso, propone realizar un estudio histórico-arquitectónico del inmueble, «que sirva de base para su valoración efectiva y la decisión de cualquier actuación sobre el conjunto», subraya el informe. Patrimonio lo considera como «una unidad funcional, que pierde su sentido al separar ambos elementos con la pretendida demolición de la edificación que da función, uso y sentido a la propia chimenea, desvinculándola de toda referencia a su uso original e histórico».

En cuanto a la rehabilitación de la chimenea, Patrimonio la condiciona a que se elabore un estudio histórico-arquitectónico con la descripción de los estilos y sistemas empleados en España para construir estos monolitos industriales. También pide estudiar los riesgos arqueológicos, la forma y sistema de colocación de los materiales que conforman el fuste o la colocación de un pararrayos. Y pide que el proyecto de restauración incluya la estrategia para su conservación a largo plazo.

Desde el gobierno de Siero mostraron ayer su disconformidad con el informe de Patrimonio y calificaron las prescripciones como «desproporcionadas». El alcalde, Ángel García, criticó que tardaran cuatro meses en enviar el informe y la concejala de Urbanismo, Noelia Macías, considera que «se han extralimitado en sus competencias», porque la antigua nave es un elemento «no catalogado». Ambos reconocieron que el descontento trasciende ya el tema de El Bayu y afecta a otros asuntos como el palacio de Celles. El informe del Servicio de Gestión Urbanística de Siero se muestra también muy duro con Patrimonio y rechaza «de forma categórica el fondo y la forma» del acuerdo en relación con la nave. Y aporta el dato de que las edificaciones se encuentran en «zona inundable».

EDP, a la espera del informe

Por su parte, desde la empresa EDP -propietaria de las instalaciones- manifestaron ayer que no han recibido el informe de Patrimonio, por lo que eludieron pronunciarse aún sobre si acatarán las prescripciones, o bien si presentarán un recurso. «Lo último fue solicitar la licencia de obras sobre un proyecto y ahí nos quedamos», dijeron. En ambos casos, parece que supondrá un nuevo retraso en la resolución definitiva de este expediente urbanístico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos