Somos Siero e IU critican que la oferta formativa ignora a algunas parroquias rurales

J. C. D. SIERO.

Los grupos de Somos Siero e Izquierda Unida coincidieron ayer en sus críticas a la oferta formativa de la Fundación Municipal de Cultura para el curso 2018-19 por considerar que desatiende a varias parroquias de la zona rural del concejo y lamentaron que la concejala del área, Aurora Cienfuegos, no haya sido capaz de dar explicaciones en la comisión.

El portavoz de Somos, Javier Pintado, lamentó la eliminación de los cursos que se impartían en Santiago de Arenas-Carbayín, «con lo que una zona de aproximadamente 5.500 habitantes, se queda con un único curso Coro adultos, que se imparte en Valdesoto dentro del apartado Escuela de Música de Siero». O que en Feleches se oferte tan solo un curso de repostería. Y critica también la falta de actividades para jóvenes o el público infantil. Pintado pide al gobierno «que deje de seguir marginando la zona rural para pasar a ser un eje principal de su acción de trabajo, frenar el despoblamiento y relanzar la economía de Siero».

El portavoz de IU, Edgar Cosío, considera «llamativo» que las parroquias de Samartino, La Collá y Muñó -donde residen unas dos mil personas- queden un año más excluidas de la oferta. Pero le parece «más sangrante» el caso de Santa Marta de Carbayín, Areñes y El Cuto, donde el año pasado se impartía 'Cultura general para mayores' y 'Guitarra', mientras que el próximo curso «no se incluye ninguno y es la única sede que no repite. Se pasa de tener cursos en catorce pueblos a trece y, qué casualidad, es Carbayín el que desaparece». Cosío habla de «reincidencia en la discriminación» a las parroquias del sureste de Siero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos