Siero intenta buscar alguna ubicación alternativa para el crematorio de Meana

El equipo de gobiermo asegura que la empresa no ha pedido ninguna indemnización, mientras que sus representantes insisten en que se les debe abonar la inversión

J. C. D. POLA DE SIERO.

El equipo de gobierno de Siero está colaborando con Funeraria Meana en la búsqueda de una ubicación alternativa para su crematorio. La actividad de ese horno incinerador, que estaba situado junto al tanatorio que la empresa posee a las afueras de la Pola, fue paralizada a raíz de la última providencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

Según explicó la concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, el Ayuntamiento tan solo puede limitarse a a informar a la empresa de las posibles ubicaciones para ese crematorio, que estaría sujeto al Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP), que aún se sigue aplicando en Asturias al carecer de una ley ambiental.

Terrenos en Viella o Granda

Precisamente, en la octava modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Siero -aprobada recientemente por el Pleno- se reservaban unas manchas de terreno, alejadas de la población, para instalar ese tipo de equipamientos. Con la ayuda del Servicio de Promoción Económica y Desarrollo Local, se están buscando posibles emplazamientos para el crematorio en las parroquias de Viella y Granda.

De momento, hubo ya dos reuniones entre la concejala y los representantes de la empresa para buscar una solución. Según asegura Macías, en ambos encuentros reinó la cordialidad y el deseo de llegar a un acuerdo amistoso, pero ni se habló de cuestiones económicas, ni de posibles indemnizaciones a la funeraria, que construyó el horno con una licencia municipal.

Sin embargo, y como ya adelantó este diario el pasado 7 de abril, fuentes de la representación legal de la empresa reiteraron ayer que pretenden que el Ayuntamiento de Siero asuma el coste de la inversión realizada, así como el importe de la retirada del crematorio, aunque añadieron que la cantidad global «está aún sin cuantificar».

«Estamos viendo cómo se puede ejecutar la sentencia y la disposición del Ayuntamiento, porque la empresa hizo un proyecto técnico y una inversión, que ha resultado inútil y ahora tiene que deshacerla», comentaron.

La apertura del horno fue denunciada por la Coordinadora Ecoloxista d´Asturies, que consideraba que el crematorio «no era un uso compatible con el de la parcela, ni tampoco complementario del uso de tanatorio». Dos sentencias -del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Oviedo, de julio de 2017, y del TSJA, de diciembre pasado- les dieron la razón. Y hace tres meses, el TSJA no admitió a trámite el recurso de casación de la funeraria por «falta de fundamentación suficiente», y sin posibilidad de presentar nuevos recursos.

Los ecologistas y la Plataforma Crematorios al Llau de la Xente, Non exigieron entonces la paralización de la actividad. El horno está ya clausurado y precintado, según fuentes municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos