Siero perdió el 63% de sus empleos en la construcción en la última década

Maquinaria y andamiaje de un edificio en construcción en Lugones. / IMANOL RIMADA
Maquinaria y andamiaje de un edificio en construcción en Lugones. / IMANOL RIMADA

470 profesionales trabajan a día de hoy en un sector que en 2009 ocupaba a 1.296 trabajadores en todo el municipio

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

No cabe duda de que el sector de la construcción ha sido, probablemente, el más duramente golpeado durante los años de la crisis económica. Una realidad a la que no se ha escapado Siero. De acuerdo con las últimas estadísticas de la Fundación Laboral de la Construcción, en el municipio hay, a día de hoy, 470 profesionales trabajando en este segmento de actividad, el 5,79% de todos los de la región. En 2009 eran 1.296. El 63% de los trabajadores de este ámbito de actividad perdieron su trabajo o se reciclaron en esta ominosa década.

No obstante, en el concejo, en su condición de imagen en miniatura del resto de la región, se está produciendo desde 2015 una lenta pero sostenida recuperación.

470
trabajadores de Siero se emplean actualmente en el sector de la construcción.
5,79%
es el peso que los profesionales del municipio tienen en el empleo global del sector.
826
empleados de la construcción de Siero perdieron su trabajo o cambiaron de sector desde 2009.

Actividad pública y privada

Armando Adeba, director general de la Fundación Laboral de la Construcción, resalta que en Siero «el momento más bajo del sector estuvo en el año 2015. Fue donde se tocó suelo y realmente fue la media anual más baja». En esta línea considera que lo peor para el sector del 'ladrillo' ya ha pasado, ya que «ahora tenemos 9.049 personas en el sector en Asturias y es cierto que, poco a poco y lentamente, notamos mejoría». La mejoría se constata en detalles como que la agencia de colocación de la Fundación Laboral de la Construcción empieza «a tener problema de reclutamiento». Albañiles polivalentes, profesionales para impermeabilizaciones de fachadas y terrazas, reparación de cubiertas, soladores alicatadores, colocadores de yeso laminado, de fachadas ventiladas y trabajadores en vertical son los oficios más demandados en las ofertas recibidas en la agencia de colocación de la fundación. «A las empresas les mejoran los trabajos, también en parte porque se reactiva la actividad por parte privada y pública. El ejemplo está en Gijón, por ejemplo, ciudad en la que el PGOU ha parado proyectos de empresas que los tenían en la nevera hasta que el plan estuviese aprobado», añadió.

Del mismo modo, resaltó que en el área central y en el Principado en general, las entidades bancarias «están empezando a abrir la financiación para hipotecas y la gente tiene una situación financiera mejor». «Eso, poco a poco, se va sumando y las administraciones también aportan más recursos en la licitación, aunque menos de lo que pensamos que debería hacerse», aseveró.

No duda en insistir en que el sector de la construcción estuvo al borde del hoyo» en la región. Considera que en la evolución de este segmento de actividad «también tiene incidencia lo que hagan en los municipios». Cuestionado acerca del peso que tiene en la mejora la labor de edificación y rehabilitación que desarrollan ayuntamientos como el de Siero, indicó que «suele haber correlación entre la actividad en el municipio y el estado del sector de la construcción o su número total de trabajadores».

Temas

Siero