Solteros y casados plantarán su árbol a la vez en la Pola

JUAN VEGAPOLA DE SIERO.

Hacía muchos años que los solteros de Pola de Siero no podían realizar la tradicional plantación del álamo durante la celebración de las fiestas de San Juan. El tiempo no lo permitió. Aproximadamente, a las 11 de la noche del domingo un aguacero castigó la capital del concejo de Siero, por lo que, por motivos de seguridad se pospuso el evento que coincidirá, por primera vez en la historia, con la plantación de un roble por parte de los casados en la noche del próximo viernes.

La tradición de plantar un árbol en la noche de San Juan es común en varias zonas del oriente del Principado de Asturias, sin embargo, es distintiva en la Pola ya que el día 24 de junio son los solteros los encargados de plantar un árbol y a la semana siguiente lo hacen los casados. Durante las plantaciones se envían, entre ellos, continuos mensajes en tono jocoso. No existe una fecha datada exacta en los registros para verificar cuándo comenzó esta tradición, pero los escasos asistentes más veteranos, que se acercaron ayer a la plaza Les Campes aseguraron que sus abuelos «ya realizaban esta tradición cuando eran jóvenes». Hecho confirmado por el archivo municipal de Pola de Siero. Lo que tampoco se puede confirmar a ciencia cierta es por qué los solteros plantan cada año un álamo y los casados un roble. No obstante, las principales hipótesis populares apuntan a que los primeros comenzaron con el álamo porque es un tipo de árbol cuyas características principales son que es muy alto y esbelto, figura que, a priori, debería coincidir con la de un soltero. Por el contrario, el roble de los casados es un árbol más bajo que el álamo, pero mucho más robusto, en definitiva, más estable.

No fue hasta las doce de la noche cuando los solteros decidieron cancelar la actividad debido al aguacero. Achacaron que la labor de colocación del árbol, en el hueco que estaba previsto, se podría complicar «gravemente» debido a las condiciones de humedad que presentaba el tronco. Es por eso, que por la seguridad de los asistentes, decidieron aplazar la colocación del álamo hasta el próximo viernes, día que plantarán el roble los casados. Solteros y casados se enfrentarán, por primera vez, a la hora de plantar sus respectivas especies de árboles en la Pola por lo que el espectáculo está asegurado.

Temas

Siero