Un trabajador resulta herido grave al ser atropellado por una pala en Villabona

Entrada a la mina de Villabona en la que tuvo lugar el accidente. /  IMANOL RIMADA
Entrada a la mina de Villabona en la que tuvo lugar el accidente. / IMANOL RIMADA

M. G. F., de 42 años,se encontraba trabajando en una mina de la localidad, cuyos vecinos «impactados» lamentaron el accidente

MARCOS GUTIÉRREZ LLANERA.

Un trabajador, de 42 años, resultó ayer herido grave en una mina en la localidad de Villabona, en Llanera. Según los datos facilitados por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), la víctima, que responde a las iniciales M. G. F, fue evacuada por la UVI Móvil de Avilés al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). A expensas de más pruebas y hasta nueva valoración médica, su pronóstico es grave, si bien fuentes hospitalarias resaltaron que no se teme por su vida.

El accidente tuvo lugar, de acuerdo con el relato de fuentes de la Guardia Civil, a las 8.30 horas de la mañana en la explotación de Fluorminer S. L. de Villabona, muy cerca del apeadero del ferrocarril. Una excavadora le arrolló por causas que, de momento, se desconocen. Al lugar se desplazó una patrulla de Llanera que, una vez en el lugar de los hechos, confirmó la gravedad de las heridas y activó el protocolo de accidentes laborales.

M. G. F. no estaba atrapado, hecho del que se informó al SAMU que, de inmediato, activó al médico de Villabona y la ambulancia de soporte vital básico, además de la UVI Móvil de Avilés. La sala del 112 del SEPA comunicó el incidente a la Guardia Civil y a los técnicos de minas. A primera hora de la mañana de ayer la inquietud dominaba la población de la parroquia llanerense.

Rosa Muñiz, presidenta de la Asociación de Vecinos de la parroquia de Villardeveyo, destacó que pese a que «el chaval no era de Villabona», los vecinos estaban «bastante impactados, también por el hecho de que hacía mucho tiempo que no había un accidente ni en Villabona ni en la mina». «Fastidia que pasen cosas así, sobre todo porque en los años en los que estamos este tipo de accidentes no son tan habituales», lamentó.

El pasado ejercicio, la siniestralidad laboral repuntó en Asturias después de un año de una bajada significativa. En concreto, un 1,68%, al pasar de 11.306 a 11.496 accidentes, según la memoria del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales. El dato más preocupante es el notable incremento de los accidentes mortales, que pasaron de diez en 2017 a dieciocho el año pasado. Esta subida se debe, sobre todo, a los siniestros 'in itinere', como se denomina a aquellos producidos durante el desplazamiento desde el domicilio hasta el centro de trabajo y viceversa. Mientras que en 2017 no hubo que lamentar fallecimientos en estas circunstancias, en 2018 fueron cinco las personas que perdieron la vida en la carretera de camino o de regreso a su puesto y, además, en un corto periodo de tiempo.