Las trincheras de El Cuetu, Patrimonio Cultural de Asturias

Varios recreadores con bunker de El Cuetu a sus espaldas. /  P. NOSTI
Varios recreadores con bunker de El Cuetu a sus espaldas. / P. NOSTI

Jorge Sandoval aseguró que si se hubiese edificado en esos terrenos la perdida de patrimonio hubiese sido «incalculable»

JUAN VEGASIERO.

Tras varios años de trabajo, el propietario de la finca de El Cuetu de Lugones, Jorge Sandoval, ha conseguido que la Consejería de Educación y Cultura del Principado incluya las parcelas anexas al búnker en el inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

Según unos planos originales de la Guerra Civil, en eseos terrenos se encuentran entre 350 y 500 metros de trincheras, muchas de ellas tapiadas con ladrillo. El objetivo del propietario del bunker es poder comprar esas parcelas, que hoy son propiedad del Arzobispado de Oviedo, para disponer de un terreno de más de 40.000 metros cuadrados y montar un museo en el que, además, quiere hacer un pequeño hotel para «que la gente venga a ver los artilugios de la guerra civil y se quede más impregnada del ambiente», dijo.

Sandoval puso el marcha, en 2017, este proyecto de la mano del arqueólogo e historiador Aflonso Fanjul junto al que comprobó que los terrenos adyacentes a la finca del Cuetu no se encontraban dentro del inventario, un reconocimiento necesario para su mantenimiento y conservación.

También quiso apuntar que se encuentra «muy contento» de que su trabajo haya dado frutos y de que ahora «ya no se puedan tocar las fortificaciones, ni se pueda edificar sobre ellas» ya que «supondría la pérdida de un patrimonio de valor histórico incalculable», matizo. Además, prosiguió, «estamos en el paso previo para que sean consideradas Bien de Interés Cultural, la mayor .categoría de protección y si conseguimos alcanzarla, podremos optar a ayudas económicas para no dejar que la mayor línea de trincheras del norte de España pierda visibilidad»