«Con el túnel de Anes, nos toman el pelo a los vecinos de Siero y a todos los asturianos»

El empresario de productos ecológicos y turismo rural, Juan Blanco, señalando ayer las instalaciones del túnel de Anes. /  PABLO NOSTI
El empresario de productos ecológicos y turismo rural, Juan Blanco, señalando ayer las instalaciones del túnel de Anes. / PABLO NOSTI

El empresario más veterano de la parroquia critica la pasividad del Ayuntamiento con las emisiones de humo. Irá a los tribunales

JOSÉ CEZÓN ANES (SIERO).

«Nos están tomando el pelo a los vecinos de Siero y a todos los asturianos». Juan Blanco, propietario de la Casería La Madera, con casi tres décadas de actividad en la producción ecológica y de una empresa de turismo rural desde hace dieciséis años, muestra así su indignación con los ensayos contaminantes del túnel de San Pedro de Anes y representa el sentir generalizado de sus parroquianos.

Blanco expresa su malestar con el Ayuntamiento de Siero, «que está pasando olímpicamente de nosotros», afirma, por lo que se ha unido ya a otros cuatro vecinos para contratar un abogado y emprender acciones legales contra esa instalación. A este empresario le parece «vergonzoso» que tengan que ser los residentes quienes se movilicen para tratar de atajar esas emisiones contaminantes. Y hace extensivas sus críticas al resto de partidos de Siero. «Salvo Somos, que fueron los únicos que nos trataron como personas, el resto ni siquiera nos ha llamado para nada, aunque fuera solo para quitarnos la razón», dijo.

Según Blanco, un día intentó hablar con el alcalde de Siero, Ángel García, «y me mandaron al concejal de Medio Ambiente, que casi no sabía nada». Y en un segundo intento de reunirse con el regidor, le derivaron a la edil de Urbanismo, «que llamó a los técnicos y estaba todo maravilloso». También criticó la pasividad de la alcaldesa de barrio de Anes.

Blanco asegura que no es solo un problema local, sino que afecta a todos los contribuyentes asturianos: «El presupuesto regional incluye un millón de euros anual de amortización del túnel y llevan así quince años, pero tampoco dicen lo que falta». También cuestiona la inversión de 877.000 euros que anunció en febrero el consejero de Industria, Isaac Pola, para un nuevo plan de mejora ambiental. «Van a colocar una cinta de agua en la boca del túnel para filtrar las partículas grandes, eso es como poner un colador», lamentó.

El empresario recuerda que la instalación, financiada con fondos mineros, «se vendió» como un centro puntero de investigación, que iba a generar inversión y puestos de trabajo. «Al final, ni I+D, ni se creó empleo; solo están quemando palés, gasoil y coches enteros y haciendo prácticas de apagarlos, dónde está el beneficio», se pregunta. Lo que es constatable, prosiguió el empresario, es que los ensayos periódicos están causando un grave perjuicio en el entorno «con un impacto ambiental, acústico y visual y que puede afectar también a la salud de los vecinos». Ahora van a solicitar toda la información del proyecto «por los conductos oficiales» antes de ir al juzgado.