Valdesoto homenajea a su médico

Joaquín Cuetos, en el centro, rodeado por sus familiares y pacientes de Valdesoto y Arriondas. /  PABLO NOSTI
Joaquín Cuetos, en el centro, rodeado por sus familiares y pacientes de Valdesoto y Arriondas. / PABLO NOSTI

Los pacientes despiden a su facultativo por su jubilación tras 20 años en la parroquia: «Fuiste nuestro consejero, asesor y confidente», destacan «El mayor premio que me llevo es la sonrisa de los pacientes», asegura Joaquín Cuetos

LYDIA IS VALDESOTO.

Joaquín Cuetos Álvarez pasó su última consulta el viernes y ayer, coincidiendo con su 65 cumpleaños, los que han sido sus pacientes en Valdesoto le rindieron un cariñoso homenaje por su jubilación. «Es muy difícil despedirse después de veinte años», aseguró el médico, emocionado por el reconocimiento. «Llevo toda la semana de trabajo confuso, con una sensación de pérdida y tristeza porque aunque sé que voy a seguir vinculado a ellos la relación ya no es la misma, existe un vínculo muy especial entre médico y paciente que fuera de la consulta se pierde, no es solo una tos, es saber cómo están, sus miedos y sus preocupaciones», apuntó. Cuetos, natural de Laviana, reconoció que «el mayor premio que me llevo es la sonrisa de los pacientes sobre todo la de los mayores».

El acto fue promovido por Lucía Rodríguez, Cristina Palacio, Dulce Rodríguez y Celso Roces, que reunieron a más de 250 personas en el Centro Polivalente, algunas de ellas llegadas desde Arriondas, donde ejerció durante diez años. El exconsejero de Sanidad, Ramón Quirós, con el que Cuetos trabajó en el Principado, no pudo asistir, pero hizo llegar una carta a los organizadores en la que destacó «su lucha para que la defensa de los intereses de los pacientes fuera primordial».

«Entraste en nuestras casas por la puerta grande», aseguró María Blanco en nombre de todos los vecinos. La joven destacó la profesionalidad y cercanía del médico. «Fuiste también nuestro psicólogo, involucrándote con cada uno de nosotros, consejero, asesor y confidente; gracias por tu dedicación por y para Valdesoto», añadió. Y el alcalde de Siero, Ángel García, destacó la calidad humana de Cuetos. «A veces las palabras valen más que muchos medicamentos», señaló.

Visiblemente emocionado, el médico recordó su llegada a Valdesoto. «Era verano cuando empecé a caleyar y una de las cosas que más me sorprendió fue econtrarme con los esqueletos de las carrozas», reconoció. Cuetos quiso tener un recuerdo para Pedro Fraile, el enfermero con el que ha compartido dos décadas de trabajo. «Éramos como un matrimonio», bromeó. Y también agradeció la profesionalidad del personal de la farmacia de la parroquia. «Hemos formado un buen equipo», aseguró.

Por otro lado, avanzó que dedicará la jubilación a pasear, a leer, a viajer y a bailar tango con su mujer Henar Suárez, una afición que llevan practicando varios años. «Siempre hay algo que aprender», destacó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos