Los vecinos de Siero demandan mejoras en La Cebera y en la senda del río Nora

La barandilla en mal estado de La Cebera que hace unos días provocó la caída de una joven. /  I. RIMADA
La barandilla en mal estado de La Cebera que hace unos días provocó la caída de una joven. / I. RIMADA

Tras el accidente de una joven en el parque de Lugones, advierten de la falta de mantenimiento, y la presencia de árboles podridos y suciedad

MÓNICA RIVEROSIERO.

Los vecinos sierenses reclaman un correcto mantenimiento del parque de La Cebera (Lugones) y la conocida como Senda Fluvial o del Río Nora (Pola de Siero). Ambos entornos naturales cerca de Lugones y la Pola son el lugar de esparcimiento al aire libre favorito de muchos ciudadanos, que no siempre los encuentran en las condiciones deseadas. De hecho, a principios de julio, una joven se precipitó unos metros en La Cebera tras ceder una barandilla en la que se apoyó para hacerse una foto.

«Esto está muy mal, hay basura por todos lados», aseguró Antonio Temprano, residente en Lugones que casi todos los días visita La Cebera. Temprano afirmó que «hay árboles podridos que están sin cortar y tampoco se siega», lo que le parece peligroso. «Hay muchos arreglos que hacer», concluyó este prejubilado, al que lo que más preocupa es la acumulación de desechos.

El mismo problema encuentra Cristina Noguera en la senda fluvial de Pola de Siero, de la que no pasa de los dos mil metros de recorrido por miedo: «Hay muchísima maleza y solo se arregla lo que se cae, hay muchos árboles apoyados en otros que se ve que están podridos», comentó Noguera, que prefiere las horas de mayor tránsito para su seguridad. Su veredicto: «Mantenimiento el justo y seguridad poca».

Maria del Carmen Díez se mostró igual de crítica con la situación de este entorno, que percibe «abandonado» y recordó que «hasta hace poco estaba sin podar». De nuevo la preocupación de esta ama de casa polesa se centró en los árboles podres, aunque valoró como suficiente la seguridad del entorno: «Está bien», dijo.

Para algunos el parque de La Cebera «podría estar más cuidado, aunque tampoco está tan mal, han cambiado los bancos por uno de resina», comentó Alberto Rodríguez, informático de Lugones que de vez en cuando busca respirar aire puro en zonas verdes alejadas de la población. También Carlos Castro y José Manuel Rodríguez, asiduos a esta senda, opinaron que «está bien» teniendo en cuenta que antes de limpiarse era un bosque. «Está un poco sin segar, pero yo creo que lo mantienen bien».

Rodríguez defendió que desde que quitaron las parrillas está «mucho mejor», ya que, considera, la gente a la que atraían «daba mal ambiente» y era peligroso. «Muchos no apagaban los fuegos», apuntó Castro.

A principios de julio, el inadecuado mantenimiento de una de las barandillas de La Cebera tuvo como resultado la caída de una joven desde varios metros de altura.

El Ayuntamiento de Siero aseveró que se abriría un expediente sancionador a la empresa adjudicataria del servicio de mantenimiento de zonas verdes del concejo por no haberse percatado del mal estado de la valla. Actualmente la zona se halla precintada y con un cartel que prohíbe el paso y advierte del peligro de caída.

Afortunadamente, la chica de 19 años de edad, se está recuperando en el Hospital de Cabueñes (Gijón) de sus lesiones en clavícula, pelvis y tobillo y posteriores procesos quirúrgicos.

Su familia comentó que de momento parece estar recuperándose adecuadamente de sus operaciones y se muestra positiva con respecto a su evolución, aunque son conscientes de que será un proceso largo: «Ha tenido suerte de que no haya ido a más». De momento no emprenderán acciones judiciales, pero se mantienen a la espera: «Más adelante ya veremos».