La venta de pisos en Siero cerró 2018 con los mejores datos en una década

Un vecino observando un edificio de viviendas en venta en Pola de Siero. / PABLO NOSTI
Un vecino observando un edificio de viviendas en venta en Pola de Siero. / PABLO NOSTI

Los profesionales del sector apuntan que el aumento de la compra de vivienda se debe a la caída de los precios y alertan de la falta de pisos de alquiler

JOSÉ CEZÓN SIERO.

Como un gigante dormido, el mercado inmobiliario de Siero se empieza a reactivar de manera cadenciosa, pero firme. De acuerdo con las estadísticas de Fomento de transacciones inmobiliarias recientemente publicadas, en 2018 en el concejo se formalizaron 494 operaciones de compraventa. Esto supone un incremento del 20% con respecto a 2017. Se trata de las mejores cifras en este aspecto en el concejo desde el año 2010, en el que el ejercicio terminó con 638 pisos que cambiaron de manos. Se trata, además, del sexto año consecutivo en el que aumentan estos datos.

Los profesionales del sector confirman esta mejora y apuntan hacia un nuevo nicho de mercado: el de la vivienda en alquiler. Plácido Campillo , de la inmobiliaria Rianorte de Lugones, comenta que lo que más se demanda en el mercado en Siero son «pisos de dos o tres habitaciones». En esta línea aclara que «se está moviendo lo que está muy a precio y por debajo de mercado, menos mejor». Así, «en las últimas semanas se están buscando cosas entre los 80.000 y los 85.000 euros».

El responsable de esta agencia, que opera en Siero, Oviedo y Llanera, apunta que «la gente demanda mucha vivienda de alquiler, la cual en cuanto entra sale rápido». En el perfil actual de demandantes de vivienda en el concejo «hay de todo. Desde gente joven y familias a gente mayor que está cambiando porque buscan pisos con ascensor».

José Ramón Vicentiz, de la Inmobiliaria Vicentiz de Pola de Siero, constata que, a pie de calle, la perspectiva en los últimos meses «está mejorando». No obstante aclara que ese ligero repunte se está produciendo «a base de que los propietarios se abstengan de pedir más y de que los precios bajen del límite del mercado». «El que compró en 2010 y 2009 por entre 140.000 y 160.000 euros ahora es imposible que pueda vender esa propiedad al mismo precio», apunta. De este modo, para los propietarios «pasa el tiempo y ven la necesidad de vender». Matiza que el mercado en Siero «no está para tirar cohetes, pero algo sí que mejora».

Desde su experiencia, «lo que se está vendiendo es la vivienda de uno, dos y tres dormitorios, con un máximo de 80 o 90 metros cuadrados». «Hay algo más de perfiles de compradores individuales, que últimamente adquieren vivienda para invertir hacia el alquiler», aclara. En este sentido constata que «hay una escasez tremenda de alquiler en Siero».

Las zonas con más actividad

Resalta que a día de hoy las zonas con más actividad son las parroquias de Samartino, Valdesoto y Argüelles; Noreña y las inmediaciones de la Pola. Una profesional de una agencia de la Pola constata que «los clientes donde encuentran más problemas es a la hora de conseguir pisos en alquiler en la Pola o Lugones».

Temas

Siero