Los viajeros polesos llevan casi un año sin aseos por la obra de la estación de autobús

Los pasajeros esperan en las marquesinas. / IMANOL RIMADA
Los pasajeros esperan en las marquesinas. / IMANOL RIMADA

Los usuarios lamentan la falta de espacio en las marquesinas y esperan por el inminente final de los trabajos para recuperar la normalidad

MÓNICA RIVEROPOLA DE SIERO.

A punto de cumplirse un año del derribo de la antigua estación de buses de Pola de Siero, los vecinos continúan utilizando las paradas no tan provisionales, a las que no terminan de acostumbrarse. La calle Carlos Sánchez Martino dispone de la mayoría de líneas, aunque también hay una parada justo en frente de la nueva estación.

La vecina de La Carrera María Eli González coge el autobús casi todos los días, así que ha sufrido la falta de un lugar adecuado en el que esperar, especialmente durante el verano en el que se han visto modificados los horarios. «Esto está fatal, no hay ni un servicio ni nada, es un desastre», sentencia.

Aunque se muestra optimista y espera que, ahora que vuelven los niños al colegio, los autobuses lleguen con más fluidez. «Tengo que preguntar, porque ahora pasan cada dos horas», lamenta. Las acumulaciones de gente no ayudan a la comodidad de las marquesinas: «Esto es muy pequeño y paran muchos autobuses, pero enseguida abrirán ahí», señaló con la mirada puesta en el edificio tras un invierno de inclemencias.

Los horarios colocados en las marquesinas no han aclarado las dudas de todos los usuarios, que como Felipe Fernández echa de menos «el tú a tú» y el tener un lugar de consulta fijo. No obstante admite que los conductores han sido muy «pacientes» con los vecinos que les han preguntado. También echa de menos «poder tomar un café o ir al servicio si te adelantas un poco a la hora... o te pasas», añade con cierto humor.

Para María Rodríguez «tampoco es plan» continuar sin estación, pero al igual que González tiene la vista puesta en esta semana «para volver a la normalidad» con el inicio del curso.

Precisamente el conductor Juan Carlos García destaca que por parte de los trabajadores del sector del transporte, no han sufrido ninguna molestia, aunque sí menciona la falta de aseos y otros servicios. «Las paradas se ven bien y los horarios están indicados, pero sí que he oído decir algo de los baños».

En todo caso quien mejor se ha adaptado a la medida temporal han sido los jóvenes. Ana Alonso Tienza y su hermana María: sacaron el primer día una foto de los horarios con sus teléfonos móviles. Ambas cogen habitualmente el autobús para ver a sus amigas de Noreña u Oviedo, sobre todo los fines de semana y su única dificultad ha sido conocer en qué marquesina debían situarse ya que algunas líneas no estaban correctamente señalizadas.

El presupuesto de adjudicación de las obras ascendió a 677.728 euros, que se suman a los 269.813 euros invertidos en la rehabilitación del Paraguas ya inaugurado.

Más información