«Cada día vienen menos ciclistas»

Un usuario dentro del circuito ciclista de Chechu Rubiera. /  PABLO NOSTI
Un usuario dentro del circuito ciclista de Chechu Rubiera. / PABLO NOSTI

Los usuarios piden el arreglo de la «abandonada» pista de Chechu RubieraDenuncian que el circuito de Pola de Siero, inaugurado hace dos años, cuenta con numerosos baches y grietas

JUAN VEGAPOLA DE SIERO.

Más de ciento cincuenta ciclistas acudieron a la inauguración del circuito Chechu Rubiera en Pola de Siero en julio de 2017, cifra muy alejada de las actuales por el mal estado del pavimento, que obliga a los usuarios a buscar rutas alternativas ante los numerosos baches y grietas de esta, entre las que se cuela la maleza. De ahí que los vecinos soliciten al Ayuntamiento de Siero una «mejora» que termine con su continuo «abandono».

Ángel Fernández, ovetense de 79 años, es usuario habitual del circuito. Considera que necesita una capa de asfalto «urgente» porque «cuando llevas la bicicleta de carretera vas saltando con la cantidad de baches; en la zona donde están los enlaces de los carriles es terrible y el tramo de la subida del circuito está lleno de gravilla. Cuando pasas por ahí, si vas rápido, siempre tienes que estar pendiente y agarrado a la bicicleta para no terminar en el suelo». Además, reclamó al Consistorio sierense la «necesidad» de cerrar más el acceso al circuito ya que «a veces nos encontramos con vehículos y al ser un circuito especialmente destinado para ciclistas es peligroso».

Por otra parte, el poleso Avelino Díaz apuntó que la peor zona del circuito se encuentra en el «tramo final», donde «el asfalto está agrietado y la maleza campa a sus anchas». Sin embargo, reconoció que en su caso «no le afecta mucho» ya que habitualmente monta una bicicleta de montaña que «capea mejor» los baches. Sin embargó, criticó la «falta» de limpieza en el circuito: «Los fines de semana se cuela mucha gente y hacen botellón. Cuando esos cafres rompen las botellas contra el pavimento no se están dando cuenta de que a la mañana siguiente vamos a pasar nosotros con bicicletas y corremos el riesgo de pinchar y de quedar tirados». «Cada vez vienen menos ciclistas en esta pista», concluyó.

La construcción de la pista se realizó en el antiguo ramal de acceso a la autovía del Cantábrico, con un coste de casi 108.000 euros. Cuenta con un anillo de 1.550 metros y una pequeña área recreativa.

Los grupos municipales del Partido Popular y Ciudadanos de Siero ya denunciaron el estado de la pista. Los primeros aseguraron que «es otro ejemplo más de la dejadez y del equipo de gobierno socialista». La formación naranja quiere impulsar nuevas actividades en el recinto. El gobierno sierense no ha querido pronunciarse sobre el estado del circuito.