El voto de calidad del alcalde garantiza la alternativa vecinal de la variante de Cayés

El equipo de gobierno vota a favor de que el Ayuntamiento asuma la titularidad de la variante de Cayés. /  IMANOL RIMADA
El equipo de gobierno vota a favor de que el Ayuntamiento asuma la titularidad de la variante de Cayés. / IMANOL RIMADA

El Ayuntamiento de Llanera asumirá el mantenimiento de la nueva carretera, una cesión que Ciudadanos y PP tildan de «chantaje»

LYDIA IS POSADA.

El equipo de gobierno de Llanera-formado por PSOE, IU y la concejala de Somos Isabel Fernández- logró sacar adelante ayer su propuesta para impulsar los trámites para la ejecución de la variante de Cayés conforme al trazado de la alternativa 3, que bordea la parroquia por el este y discurre paralela al río Nora, y que es la preferida tanto por la administración local como por la asociación de vecinos y la alcaldesa de barrio para eliminar el paso del tráfico pesado.

Con Javier García (el concejal de Somos que no forma parte del equipo de gobierno), ausente del Pleno, el voto de calidad del alcalde permitió la aprobación del documento, que compromete al Ayuntamiento a asumir el mantenimiento del nuevo vial una vez esté finalizado y recepcionado, una condición exigida por la Consejería de Infraestructuras para garantizar la realización de la obra.

Precisamente, este requisito es el que llevó a los concejales del PP y al edil de Ciudadanos a posicionarse en contra. Horas antes de la sesión plenaria, ambos grupos presentaron una enmienda en la que pedían eliminar esa concesión al Principado, pero fue rechazada por el voto de calidad del alcalde.

Silverio Argüelles, portavoz del PP, instó al regidor a explicar las conversaciones mantenidas con el Gobierno del Principado y lo acusó de «ceder al chantaje del PSOE de Javier Fernández». Asimismo, criticó que «la variante es una infraestructura que claramente es autonómica y ahí no puede haber discusión».

El concejal de Ciudadanos, Alfonso Cicero, se pronunció en términos similares y además de «chantaje» habló de «capricho» de la Consejería. También presentó un análisis de los costes de mantenimiento de la carretera y estimó que ascendería a 15.000 euros al año.

Por su parte, el portavoz de IU, Gonzalo Bengoa, afeó al PP «haber estado de espaldas a los vecinos» y calificó el proyecto de «prioritario y fundamental para la seguridad».

Y el alcalde, Gerardo Sanz, negó cualquier interés oculto y defendió la negociación con el Principado para llegar a un acuerdo. «Si lo que preocupan son los costes, la tranquilidad, la seguridad y el resarcimiento de más de cuarenta años bien que lo merece», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos