La Yeguada Finca Maeza abre sus puertas en Sariego y crea veintiún empleos

Celia Fernández acaricia a uno de los caballos en una de las naves de boxes. / FOTOS: PABLO NOSTI
Celia Fernández acaricia a uno de los caballos en una de las naves de boxes. / FOTOS: PABLO NOSTI

El centro ecuestre, dedicado a la cría y el entrenamiento de caballos de deporte español, acoge su primer concurso de saltos

LYDIA IS EL REBOLLAL (SARIEGO).

En pleno valle saregano, en el núcleo de El Rebollal, se ubica la Yeguada Finca Maeza, un centro ecuestre con una superficie de 130.000 metros cuadrados que ayer celebró una jornada de puertas abiertas para dar a conocer al público las instalaciones, que desde hoy (a partir de la 12 horas) al domingo acogen el I Concurso Territorial de Salto San Nicolás.

«Nuestra hija Cristina monta a caballo y hace unos años, viendo la situación de los centros hípicos, nos planteamos hacer una pista; luego surgió la oportunidad de dedicarnos a la cría de caballo de deporte español y poco a poco fue fraguándose este proyecto como centro de entrenamiento que se ha demorado un poco más de lo esperado, pero del que estamos muy orgullosos», explicó su propietaria, Cruz Maestre.

En cuanto a la ubicación, destacó que «Sariego reunía todo lo que necesitábamos de terreno, que era complicado de encontrar, pero además nos gusta mucho, es de carácter ganadero y tiene una luz especial y unos atardeceres espectaculares».

Secador de infrarrojos

Maestre ejerció ayer de anfitriona y guió a los asistentes por las instalaciones. La visita comenzó en el edificio principal, donde ya se han llevado a cabo varias acciones formativas y continuó por la pista de entrenamiento interior, la exterior, con una superficie de 5.000 metros cuadrados, y las cuatro naves con boxes, acondicionadas con todas las comodidades, entre ellas secador de infrarrojos. «Los caballos tienen todo tipo de facilidades, procuramos que hagan una vida lo más natural posible y que estén la mayor parte del día al aire libre, pero no hay que olvidar que se entrenan para ser atletas», apuntó. Entre los elementos que más llamaron la atención a los visitantes fue el caminador en agua salada, dedicado tanto a la rehabilitación como al entrenamiento.

En la actualidad, la finca tiene 48 animales entre caballos de competición, yeguas y potros y tres jinetes que entrenan en las instalaciones. «Uno de nuestros objetivos es dotar a la región de más competiciones y la intención es organizar un concurso nacional en verano», adelantó Maestre.

Por otro lado, el centro ecuestre ha permitido crear veintiún empleos directos, además de otros indirectos como el de herrador, fisioterapeuta, veterinarios o personal de mantenimiento. «Es otra forma de crear riqueza en la zona», defendió la propietaria.

 

Fotos

Vídeos