Yumper galardona a los 'Asturianos de braveza'

Foto de familia de los premiados tras la gala de entrega. /  PABLO NOSTI
Foto de familia de los premiados tras la gala de entrega. / PABLO NOSTI

Carmen Garrido, Juanjo Arrojo, la asociación Clowntigo y la sección asturiana de Geólogos del muMun La Fresneda

MARCOS GUTIÉRREZ LA FRESNEDA.

La sindicalista y exconcejala avilesina Carmen Garrido, 'Carmina', el fotógrafo Juanjo Arrojo, la asociación Clowntigo y la delegación asturiana de Geólogos del Mundo recibieron ayer en el centro cultural de La Fresneda el premio 'Asturianos de braveza', que la Asociación Yumper por la Defensa de los Valores Humanos entrega cada año. También fueron nombrados socios de honor de la entidad.

Juanjo Arrojo destacó que el galardón supone «un gran honor y, además, un orgullo». Francisco García Bernardo, coordinador de la asociación Clowntigo mostró su agradecimiento al resto de premiados y valoró a «todos los que nos han apoyado y siguen apoyando». Jugando con las letras que componen la palabra braveza insistió en que Clowntigo tiene en su filosofía «la 'b' de buen rollo que es lo que queremos llevar al hospital», la 'r' de respeto «con niñas, niños y familias», la 'a' «de apasionados», la 'v' de «vitalidad», «la 'e' es letra de espléndidos y entregados» y la 'z' «de zen, porque ves situaciones delicadas y tienes que tener la cabeza bien amueblada».

La sección asturiana de Geólogos del Mundo, estuvo representada por su delegado, Luis Rodríguez. «Nosotros estamos muy contentos de que nos den este premio. Creo que estamos haciendo las cosas bien, con reconocimiento de la sociedad civil», destacó. Durante la gala hubo un emotivo saludo de los colaboradores de la entidad expatriados en Honduras. La sindicalista Carmina Garrido se mostró especialmente humilde tras recibir el premio. «Cuando me lo dijeron pensé que se habían confundido. Estoy agradecida y satisfecha de que la Asociación Yumper me haya elegido, pero no me considero merecedora», explicó.

Comentó que su labor política y sindical se desarrolla «desde hace tiempo; tengo esa preocupación y estoy en ello mientras pueda». «No es un trabajo, porque lo hago con gusto y convencimiento».

Uno de los momentos destacados del evento llegó con la lectura en asturiano del poema 'Vientos del pueblo', de Miguel Hernández, a cargo del actor José Antonio Lobato. Como es tradicional, el chocolate con churros sirvió de colofón de los premios hasta la edición del año que viene.

 

Fotos

Vídeos