«Situarnos en ese nivel superior es una muy buena carta de presentación»

Santiago García Granda destaca la posición de la universidad española pese al recorte del 30% en investigación. «Es un milagro que estemos ahí»

L. MAYORDOMOGIJÓN.

Dice el rector de la Universidad de Oviedo que figurar entre las 500 mejores universidades del mundo es siempre uno de los objetivos de la institución académica, «pero no trabajamos solo para el ranking sino por hacer una buena universidad». Como también considera que los resultados podrían incluso mejorar «si tuviéramos mejor atención por parte de nuestros financiadores, tanto a nivel nacional como autonómico». Recuerda en este punto que la única ocasión en que la universidad asturiana formó parte del 'top 500' del 'ranking de Shanghái' fue en 2003, un momento en que la situación era completamente distinta. Para la de Oviedo y para la universidad española en general. Ésta «resiste a pesar de que hemos tenido un recorte del 30% en investigación en los últimos años. Es insostenible». Por eso, afirma, «es casi un milagro que estemos ahí».

Confía el rector en que el nuevo Ejecutivo regional, presidido por Adrián Barbón, amplíe sus apoyos a la universidad a la vista de que «la inversión que hace en ella tiene una repercusión internacional».

Aún sin haber tenido tiempo para analizar en detalle en qué parámetros, de todos los que mide el más prestigioso ránking mundial, destaca la Universidad de Oviedo y en cuáles flojea -«lo que también es importante para ver en qué podemos mejorar»-, García Granda reconocía ayer estar «contento». «Nos anima a seguir. Situarnos en un nivel superior dentro del ranking es una buena carta de presentación para establecer colaboraciones internacionales», planteó pensando en futuras alianzas con otras universidades. «Nos abre muchas puertas», destacó.