Soledad Saavedra: «Jamás renunció a sus valores profundos»